Cenas de verano entre amigos

Hace un par de meses invité a unos amigos a venir a mi casa para una cena épica este sábado. Todos sabemos como funcionan estas cosas, todo el mundo tiene una agenda complicada, unos y otros íbamos y veníamos de vacaciones y resultó que en julio nos veríamos. Todos asumíamos que sería dentro de la casa y con una lluvia torrencial típica de los veranos anteriores. La semana pasada, según pasaban los días quedaba más y más claro que no sería así. Al mismo tiempo, hace cosa de un mes invité a otro amigo a pasarse por mi casa con la parienta y eligieron este domingo, con lo que tenía un fin de semana de galas en mi casa y cocina a mogollón. Como ya el miércoles todos hablaban de la más que segura ola de calor, opté por una cena fría y al mismo tiempo, una doble sesión perfecta para probar platos que quería cocinar y recopilar las opiniones de los sufridores que los comen.

Lo primero fueron los aguacates. En Holanda, hasta no hace mucho solamente traían aguacates de Israel, los cuales son una mierda del copón, sobre todo si te has criado comiendo de matas traídas de Cuba y Venezuela por uno de mis ancestros. Para mí el aguacate bueno es el de las variantes sudamericanas. Por eso, cuando me topé en uno de mis supermercados habituales aguacates del Perú y los probé, flipé en colores y ahora hay un flujo constante de aguacates entrando en mi casa. Por lo tanto, llamé a mi madre para refrescar mis recuerdos de los aguacates rellenos de cóctel de gambas, uno de mis diez platos favoritos de todos los tiempos.

También le pregunté por las ensaladas Canarias, perfectas para los días de calor y con substancia. En el caso de mi madre, también les pone aguacates, aunque ajusté algunos de los ingredientes y elegí otros que me atraen más.

Ensalada Canaria

Ensalada Canaria, originally uploaded by sulaco_rm.

Como tenía dos cenas, para una hice una ensalada con papas, aguacates, cebolla roja, tomate, lechuga, atún, piña y huevo duro y para el día anterior no puse aguacate y añadí aceitunas y sardinas en aceite.

Ensalada Canaria

Ensalada Canaria, originally uploaded by sulaco_rm.

Para ambas me inventé un aliño a base de vinagre de manzana, vinagre blanco, aceite de oliva vírgen, miel de flores y un toque de al punto ibérico que me traje de España y que es una mezcla con pimentón, pimientos secos, cebolla, romero, ajo, perejil, tomillo y pimienta negra.

Después quería poner croquetas frías. Hice un risotto esa misma semana y de los restos salieron veinticinco croquetas de risotto de manzana y queso gorgonzola:

Estas croquetas son siempre la sensación ya que nadie se espera encontrarse un risotto rebosante de sabor y textura escondido en una croqueta. Las acompañé con otras croquetas que llevan en mi Pocket desde que leí un artículo en un periódico español el 1 de octubre del año pasado. En el mismo había un vídeo y se podía ver todo el proceso, con lo que hasta un paleto como yo las podía hacer. Estoy totalmente enamorado de estas croquetas así que ahora solo me queda probar otros sabores.

Para acompañar a las croquetas opté por engañar con un tempura de berenjenas con salsa de sirope de azúcar, otra cosilla que me encanta desde que la probé por primera vez hace cosa de año y medio y que hago siempre que puedo.

Tempura de berenjena

Tempura de berenjena, originally uploaded by sulaco_rm.

Con eso ya tenía el armazón de una cena potente y fascinante y me centré en los detalles, esos pequeños toques que son los que crean el asombro. No hace mucho el Comidista ponía en su blog una receta de un agua de piña y menta que decidí probar, aunque o me pasé con la menta, o las piñas que traen a Holanda tienen un zumo menos amarillo, ya que el resultado adolece del colorido de su receta pero resultó una bebida perfecta para dar la bienvenida a mi casa a los amigos.

Agua de piña y menta

Agua de piña y menta, originally uploaded by sulaco_rm.

Para una de las cenas opté por un Gazpacho blanco, una de mis bebidas frescas favoritas y uno que hago infinidad de veces al año y para la otra quería probar una receta con la que me había tropezado y que es un Gazpacho de habas de Arguiñano, del cual además tenía el vídeo para prepararlo con lo que resultaba aún más fácil.

Gazpacho de habas

Gazpacho de habas, originally uploaded by sulaco_rm.

En este caso, mi gazpacho quedó de un color más vivo, quizás porque compré habas extra-finas y cambié el jamón serrano de la receta original por trocitos de chorizo que le daban un saborcillo más picante y saleroso.

Para el tramo final de ambas cenas quería dar un salto de fe y probar algo que no tiene lógica alguna, un helado de queso gorgonzola que descubrí hace unas semanas y que me moría de ganas de probar.

Helado de queso gorgonzola

Helado de queso gorgonzola, originally uploaded by sulaco_rm.

No encaja como postre pero tampoco como plato de guarnición, se queda en tierra de nadie, a medio camino de la parte principal de la cena y del gran final de los postres. Si te gusta el queso gorgonzola, y si miras las primeras croquetas de las que hablé seguro que deduces que yo soy fans, esta es una receta sencillísima de preparar y que pese a ser una bomba de calorías, está riquísima.

Ya entrando en el tramo final y para quitar el sabor del queso elegí unos Pretzels de azúcar de canela, un pequeño pecado que hice por primera vez durante la semana, ya que hubo otro día en el que invité a mi profesor de Italiano a cenar a mi casa. En este caso retoqué la receta y siguiendo el consejo de uno de los comentaristas, antes de meterlos en el horno los sumergí en agua hirviendo con bicarbonato y azúcar.

Pretzel de azúcar de canela

Pretzel de azúcar de canela, originally uploaded by sulaco_rm.

Con esto llegábamos al postre principal, una Pavlova sacada de masterchef australia y rellena de moras y frambuesas. Repetiré la receta pero subiré un poco la temperatura de mi horno porque quedaron demasiada flojas. En este caso, en ambos días me despisté y no les hice fotos.

Para ir enseñándoles la puerta de la casa a la gente opté por los Pastéis de nata, los cuales he conseguido dominar y no hace falta que me lo digan, soy el puto amo y me salen de mearte de puro gusto por las patas pa’bajo.

Y así pasé un fin de semana caluroso que no veas, con amigos y comiendo auténticas delicias. Por los mensajes que me llegaron al día siguiente y por las habladurías en mi oficina (uno de los invitados trabaja conmigo), parece que todos se fueron con la impresión de haber ingerido una comida excepcional.

4 opiniones en “Cenas de verano entre amigos”

  1. Esos aguacates, igualitos, son uno de mis platos favoritos, yo aprendí a cogerlos del árbol en Venezuela, así que te entiendo perfectamente, los solía comer partiendolos por la mitad, les quitaba la pepa y simplemente, directamente con su corteza como plato, un poco de aceite, sal y lima o vinagre y con una cucharita de postre para adentro, se tragaba genial con una Polar… 🙂
    Salud

  2. Vaya comilona tío. Qué buenos los aguacates y las croquetas de rissotto me encantaría probarlas, aunque a mí es que el rissotto no me sale ni de coña.

  3. Si alguna vez tienes un encuentro místico, contigo mismo, y decides tener muchos días libres…soy capaz de buscar el dinero que pidas, donde haga falta, para contratarte 3 días. Te vienes a mi casa, y te pasas los 3 días cocinándome para todo el mes. A mí cocinar no es que no me guste…es que no tengo tiempo. Por eso me haría muy feliz que alguien lo hiciera por mí. Sobre todo si ese alguien, aparte de cocinar bueno, bonito y barato, tiene el don de saber elegir el menú adecuado para cada ocasión; como es tu caso.

Comentarios cerrados.