Chappie

Todos sabemos que hoy en día lo de la ciencia ficción es de muy alto riesgo y las productores de cine viven creyendo que cientos de millones en efectos especiales es lo único que hace falta para tener éxito y que la historia es lo de menos. Así, en los últimos dos años hemos visto estamparse en la taquilla películas que se gastaron dinerales en mostrar algo que nadie quería ver. Por suerte tenemos a directores que les gusta el género pero que no dejan que les pisoteen sus ideas y lo mismo hacen una peli buena como District 9 que una regular como Elysium. El hombre detrás de esas dos historias es Neill Blomkamp y su tercera incursión en el género es la película Chappie que se estrena en España la semana que viene con el mismo título, el cual se puede traducir por truscoluña no es nación.

Un julay que hace robots se inventa uno que es más ruin que el Güaca

En un futuro probablemente cercano, una compañía fabrica robots policía que se usan en Sudáfrica para combatir con gran éxito el crimen. En la empresa un tipo no está contento y quiere que usen su robot, una máquina que parece sacada de otra película y hará lo imposible para conseguirlo. Mientras, el joven creador de los robots ha desarrollado una conciencia que pone en un robot a punto de ser desahuciado y el bicho tendrá que madurar y vivirlo todo en los cuatro días que le va a durar sus pilas, solo que en ese tiempo acaba juntándose con una banda de criminales y aprende cosas que quizás no estén bien.

Lo más increíble de esta historia es que no se molestan en contarte nada de como han llegado allí, no tratan de meterte veinte minutos de preámbulos ni nada de eso. Entramos directamente en Johannesburgo y sus problemas, vemos a los robots policías luchando contra el crimen y conocemos a la presidenta de la compañía y al joven desarrollador. Todo viene muy directo, contado concisamente. Ese para mí es el primer acierto. La historia viene a ser similares a otras con robots que cuando adquieren la consciencia, aprenden de su alrededor. En este caso, como el robot está con criminales, sus ideas del bien y del mal están algo trastocadas, pero te encariñas igual con él y con la extraña familia que forma con la chica a la que considera su madre, el cuñado del Güaca que es su padre y su creador. El robot es sencillamente fantástico, está realizado fabulosamente y en ningún momento parece un montón de efectos especiales. Sus caras, sus gestos, las cosas con las que sale, siempre acaba sorprendiéndonos. Merece la pena nombrar que la presidenta de la compañía es Sigourney Weaver en un papel que nos recuerda a sus gloriosos años matando zarrapastrosos extraterrestres y truscolanes en la película Aliens y otro secundario con un papel pachanguero es Hugh Jackman. O sea, que tenemos un montón de acción, nos reímos todo lo que queremos y más y es una película golfa y que no se toma en serio. El resultado, cine de entretenimiento bien hecho.

A esta deberían ir todos los miembros del Clan de los Orcos con las hembras. Se lo van a pasar de fábula, gritarán, aplaudirán y se divertirán. Los menos zelotes de los sub-intelectuales de GafaPasta seguro que también la disfrutan.

2 respuesta a “Chappie”

  1. A mi estas pelis a priori, me dan buenas vibraciones. Con un ocho, aún apetece más. Y con ese macizorro danzando por ahí ya ni te cuento. Ojalá haga de malo… 🙂

Comentarios cerrados.