Chronicle

Chronicle?ltimamente me he reinventado a mi mismo y después de pasarme años afirmando categóricamente que las películas de la saga Bourne son una mierda (y lo son) por la puta manía de coger la cámara y echársela al hombro y correr, ahora me fascinan todas estas películas que parecen rodadas en primera persona en la que un grupo de personas vive una experiencia de algún tipo y lo vemos a través del ojo de su cutre teléfono o su cutre cámara. Como al parecer estos dispositivos están mejor equipados con estabilizadores de imágenes que las carísimas y profesionales cámaras de cine, no hay problema alguno. Este género hasta hace dos lunas parecía depender directamente del terror pero se han emancipado y próximamente hablaré de una comedia fabulosa y hoy tenemos un giro macarrónico a las películas de superhéroes, sin el sello de Marvel o de DC, sin esos superhéroes amariconados que lo primero que hacen es robarle los leotardos a su prima para ponérselos porque de siempre parece que se dio por sentado que si tienes poderes especiales, eres más maricón que la Veneno. La película que les da un poco de (in)dignidiad a estos señores se llama Chronicle y se estrenó en España a comienzos de marzo.

Tres julays en la edad del pavo van a una fiesta a oler coños frescos y agarran un virus garrapatoso que los hace más especiales que un comentarista de programa de gritos de telajinco

Tres chavales van a una fiesta en una fábrica abandonada. En los alrededores encuentran un agujero y en el mismo hay algo extraño, como extraterrestre, que de alguna forma les da poderes sobrenaturales. Según van descubriendo sus poderes, irán cambiando y convirtiéndose en otras personas, ya que ya lo dijo un santo en otra película, con gran poder hay gran responsabilidad. En algún momento de este aprendizaje uno descarrila y se monta la marimorena.

Pese a que dura menos de hora y media, esto son como cinco películas en una. Tenemos una de jóvenes que van al instituto, con la Reina de la clase, zorra como muchas otras, tenemos al friki del que todo el mundo se ríe, al chaval popular y demás. Ese segmento es divertido y tiene unas conversaciones antológicas. Tenemos otra película sobre amistad y lealtad en la que uno de ellos hace de Judas, más que nada porque siempre fue un descastado y cuando por fin lo aceptan no sabe como manejar la situación. Tenemos una tercera película sobre superhéroes y las cosas que pueden hacer con sus vidas y hay que reconocer que es mucho mejor que cualquier película basada en los archiconocidos famosetes del género y con un billón de efectos especiales. También tenemos una comedia, con algunos golpes antológicos y escenas absurdas, un humor muy burdo pero efectivo que nos arranca carcajadas y finalmente tenemos la parte romántica, con chamo con exceso de hormonas que quiere trincar a la novia y llenarla por el bajo pitorro hasta que rebose de la lefa de la vida y tenga que vomitar. Todas estas pequeñas películas dentro de la película o todas estas tramas que en realidad no son secundarias sino que forman el conjunto funcionan escandalosamente bien y la historia se mueve a velocidades supersónicas sin más problemas. Cuando revienta todo y se monta el pitote máximo se les fue un poco la mano pero aún así se les perdona porque el viaje fue fascinante y muy divertido.

No es cine para mojigatos ni para gente que no pueda aguantar un poquito de gore en su vida pero me sorprendería mucho si queda un solo Clan de Orcos en el universo que no la va a ver porque está hecha especialmente para ellos y es un producto de calidad. Absolutamente recomendada para la gente que se quiere divertir sin más y a la que no le molesta que la cámara se bambolee todo el tiempo. No apta para pseudo-intelectuales con gafas de pasta (con o sin cristales en las mismas).

09/10

Una respuesta a “Chronicle”

Comentarios cerrados.