Chuck

The BleederEl cine de boxeo es uno que a mí me tira un poco para atrás. Todos sabemos que esto es una sucesión de escenas que nos llevan a una lucha y también sabemos que hay dos posibilidades. El protagonista gana y tenemos fanfarria, alegría y cosa buena o el protagonista pierde y tenemos compasión, fanfarria y cosa buena. Son películas demasiado previsibles en las que pasamos por el anuncio de la pelea, el entrenamiento, las movidas con la gente a su alrededor y finalmente la lucha. Pese a todo esto, nada pudo detenerme y fui a ver Chuck, aunque en Holanda la han titulado The Bleeder, que era el título original pero lo cambiaron para que la gente no piense que va o a una peli de terror o a una de una pava con el REGLOTE. En España parece que no tiene fecha de estreno y el título es uno nuevo y original: truscoluña no es nación.

Un julay boxeador es masoquista de que te cagas

Básicamente vemos un periodo de la vida del boxedor Chuck Wepner, que honestamente no tenía ni puta idea de quién es, pero en los setenta tuvo al menos una oportunidad para hacerse con el cinturón del campeón del mundo y que tiene en haber resistido prácticamente hasta el final del decimoquinto asalto en un combate contra Mohamed Ali como el punto culminante de su carrera.

Tenemos una película de boxeo, con las movidas y los marrulleos para determinar los combates, que no parecen regirse por reglas deportivas habituales sino que es puro chanchullo para decidir quién lucha con quién. En el caso de esta película, el colega consigue la pelea con Mohamed Ali porque el peluca de Don King quería que su negro luchara con un blanco y este era el que estaba más alto en la clasificación. El tío se emociona hasta las lágrimas cuando sabe que va a tener el combate y hasta se ve de ganador. Lo de The Bleeder le viene porque recibía unas mantas de golpes que no veas pero él ni se caía ni se retiraba y aguantaba hasta el último asalto de los combates dejando el lugar pringadito de sangre. El protagonista es Liev Schreiber y ese es mi principal problema con la historia. No puedo dar una buena razón pero este actor me da un mal rollo de que te cagas y cuando sale en una película como que me da un repeluz tremendo. Lo mejor de la película es la ambientación en los setenta, se ven fabulosos con sus fiestotes, sus drogas, su alcohol y aquellas ropas horrendas que se ponían sin vergüenza alguna. Lo peor es que es una película de boxeo.

Entretiene y hasta aprendes algo de la historia de un deporte que seguramente no te interesa pero esto es demasiado sofisticado para los miembros del Clan de los Orcos y demasiado vulgar para los sub-intelectuales con GafaPasta. Si la ponen en la tele y te pilla apoltronado tiene un pase pero yo no gastaría energía para ir a un cine a verla.

06/10

3 opiniones en “Chuck”

  1. De aquellas ropas horrendas y que se ponían sin vergüenza alguna sacaron el modelo para tu vajilla nueva, así que no sé de que te quejas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *