Comparaciones variadas

Conforme avanzo en los vastos océanos de la lengua neerlandesa descubro diferencias irreconciliables con mi lengua materna, cosas que resultan muy difíciles de comprender y aún más de usar. Pensaba que ya había tenido bastante con los pronombres reflexivos pero estaba equivocado. En la fiesta de bienvenida del tercer nivel nos han presentado al pronombre reflexivo elkaar, una atrocidad que posiblemente existió en el español hace millones de años pero que ha sido incorporada elegantemente a los verbos en la forma reflexiva. Elkaar se puede traducir como mútuamente e indica una acción o reacción mutua para ambas partes. Por lo tanto su uso implica un trato de igual a igual y eso nos confunde. Yo puedo por ejemplo hablar con otra persona y usar el dichoso elkaar, con lo que implico que yo hablo con esa persona y ella conmigo. Podemos estar de acuerdo en algo y de nuevo se entiende que aquello que sea el motivo de consenso, es común. Ahora bien, las dudas surgen con verbos tan importantes como follar. Yo te follo a ti pero ni de coña me follas tú, por la gloria de todos mis muertos que antes te saco los ojos y te los piso y esto quiere decir que no podemos follar juntos a menos que uno de los miembros de la ecuación ceda y considere que está siendo follado. No sé, sigo sin verlo. Lo mismo sucede con otros verbos que ya conocíamos como reflexivos y que ahora a la vista de las nuevas informaciones se vuelven imposibles y peligrosos, como cagarse, mearse y similares porque obviamente dudo que haya una relación recíproca en esos eventos aunque son reflexivos. Mi profesora ha hecho esfuerzos ingentes para explicar el concepto pero seguimos sin ver claro que teniendo una gama tan amplia de pronombres reflexivos que cubren todas nuestras necesidades tengamos que renunciar a los mismos para adoptar a este hijo bastardo y de características tan mezquinas.

Aparte de esto hemos descubierto nuevas formas de comparar y aquí si que me descubro por la belleza del idioma. Ahora la puedo tener más gorda, tan gorda como, no tan pequeña como aunque sí más juguetona que e incluso puedo comparar usando expresiones complejas del tipo cuánto más gorda, más hermosa. Ya me he puesto a usar todas estas formas con mis compañeras rusas de clase cuando me invitan a café y estoy teniendo un éxito legendario.