Con la magia en los zapatos – The Cobbler

De cuando en cuando desde los Estados Unidos nos llega una comedia rarita, de esas que aunque tienen un estrellón del copón, parecen hechas en plan casero, sin grandes expectativas y quizás fijándose un poquito más en la calidad. Como son mayormente ninguneadas por el populacho, pasan por los cines de refilón y a menos que estés al loro, ni te enteras. Una de esas es The Cobbler, película que se estrena en España la primera semana de mayo con el rimbombante título de Con la magia en los zapatos porque el traductor probablemente estudió debajo de las mesas de los despachos y no sabe que el título adecuado es El zapatero.

Un julay pajarea por el barrio

Un zapatero judío en una barriada periférica de Nueva York vive amargado consigo mismo y sus circunstancias hasta que descubres que una de las máquinas que tiene en el sótano es mágica y que cuando se pone los zapatos que arregla en esa máquina se transforma en el dueño de los zapatos. A partir de aquí, todo es un festival de travestismo mientras intenta salvar el barrio de la cuñada del PoZero y a la vez, chingarse a una pava que se la pone morcillona.

Si se hubieran centrado un poco la película habría sido fantástica. El problema es que le quisieron dar demasiada profundidad, se creyeron lo de su superioridad cualitativa y se les fue el baifo totalmente. Hay que reconocer que no es el típico papel que suele interpretar Adam Sandler pero también hay que decir que no le pega nada. Su personaje cansa y agobia con su derrotismo y prácticamente sus mejores escenas es cuando desaparece de pantalla por ponerse los zapatos y aparecen otros actores. La historia aburre un poco y el humor no termina de cuajar. Steve Buscemi se debió pensar que estaba en una peli de gangsters y hace su personaje habitual en ese cine, solo que aquí no pega y al final de la historia lo acaban por joder. Dustin Hoffman necesitaba dinerillo para algún vicio y se prestó a salir en la película sin que su personaje aporte nada. En resumen, que sin ser mala, tampoco divierte o entretiene. Es sencillamente una película mediocre. Se tendrían que haber ahorrado las doscientas tramas secundarias y centrarse un poco más en los protagonistas.

Este tipo de cine puede provocar pánico absoluto a los miembros del Clan de los Orcos. También le falta la calidad necesaria para los sub-intelectuales de GafaPasta.

05/10

Una respuesta a “Con la magia en los zapatos – The Cobbler”

Comentarios cerrados.