Criadas y señoras – The Help

Criadas y señoras - The HelpSi hiciésemos caso de las habladurías y de la mala leche de aquellos que me conocen, yo no sería más que un puto inculto de que te cagas, poco menos que un candidato imperfecto para convertirme en presidente de gobierno y si no, que alguien me explique como un cero total como el ex-presidente ZaPatazos llegó a conseguir el trabajo que tuvo durante ocho años y que le sirvió para destruir un país y joder 2 generaciones (al menos). Todo esto viene a cuento de que según los subintelectuales que yo trato, no leo libros, ya que al parecer, escuchar ni es lo mismo ni es igual y pese a que la gente les habla y demás, parece que la información si no entra por los ojos no alcanza el cerebro. ¡Ay que joderse! Bueno, pues como no leo, en la semana que estuve en Gran Canaria durante las vacaciones navideñas aproveché y escuché tres audiolibros, siendo uno de ellos el escrito por Kathryn Stockett y llamado The Help. Cualquier comemierda que lo lea jamás podrá apreciar el acento sureño de las personas que aparecen en el audiobook, jamás se les pondrá el vello de punta con las expresiones y frases y no podrán reírse en algunos momentos por la entonación. Pero eso sí, yo soy el inculto y ellos como lo leen, los intelectuales. Mientras escuchaba el audiobook lloré, no una ni dos ni tres veces sino cinco. Sucedió mayormente en la playa, aunque también me pasó en el aeropuerto. La razón es que la historia que nos cuentan a veces se mete por terrenos muy pedregosos y se torna muy dura. Al acabarlo ya tenía claro que no había manera que la película The Help tendría que cambiar un montón de cosas para poder adaptar el libro al cine y así parece que ha sucedido. En España, esta maravillosa historia se estrenó en octubre pasado con el título de Criadas y señoras.

Una julay escribe el libro del tomate de la barriada periférica en la que vive

En los años sesenta, prácticamente ayer, los estados sureños de los Estados Unidos no eran como hoy en día. Había segregación racial y los negros las pasaban putas y sus mujeres eran eso que hipócritamente se denominaba “La Ayuda” y que era la versión moderna de la esclavitud. Un ejército de mujeres negras atendían a las blancas y básicamente les criaban a sus hijos. Esta película cuenta la historia de una mujer blanca que se empeña en escribir un libro con las historias de todas ellas y como este pequeño gesto cambió un poco la historia del lugar.

No voy a engañar a nadie vendiendo la película como comedia. Es un drama. Durísimo en ocasiones, sádico muchas veces, triste la mayoría pero que tiene también un montón de guiños cómicos, con golpes buenísimos que te arrancan carcajadas. Es una película que nos muestra la existencia de dos hermandades, la de las negras, mujeres acostumbradas a recibir palos por todos lados y que tratan de sobrevivir en un mundo que como una de ellas definió, es el infierno y en el otro lado tenemos la hermandad de las blancas, dominada por una tipa que era una hijaputa de cuidado y que jodía la vida de todo el que la rodeaba por puro placer.

Cuando una joven blanca comienza a escarbar y a convencer a las negras para que cuenten su historia, las cosas cambiarán completamente y tanto unas como otras descubrirán que hay mucho en común entre ellas. El guión se desvía sensiblemente del libro, aunque no para mal, simplemente para aligerar la historia y poder contarla en un intervalo razonable de tiempo y aún así, dura casi dos horas y media, un tiempo que se te pasa volando, absorbido por una historia fabulosa que no te deja indiferente. Las actrices están todas perfectas, tanto las prepotentes señoras como las resignadas criadas, todas nos recuerdan que el cine es mucho más que efectos especiales y que cuando un director es bueno y el material que tiene es de calidad, el resultado puede tocar fibras dentro de ti y arrancarte las lágrimas.

Aunque no lloré tanto como con el audiobook, sí que tuvo un par de momentos en el que me fue imposible contener las lágrimas. Una película fantástica, fabulosa, tierna e increíble que se merece un buen puñado de nominaciones a los Oscars. Si perteneces al Clan de los Orcos esto se te queda muy grande porque es cine y hay que usar las neuronas, eso que está debajo de tu pelo y que no solo sirve para incrementar el volumen de la cabeza. Para el resto de la gente, para aquellos a los que les guste una buena trama y no le hagan ascos al drama, esta es una que hay que ver.

09/10

5 opiniones en “Criadas y señoras – The Help”

  1. A mi, el victimismo de los negros, colectivo al que pretende ensalzar este tipo de películas, me recuerda un poco al de los gitanos.

    En EE.UU. hay enormes zonas donde no rige el Estado, sino que la autoridad la imponen las bandas de negros. Y la mayoría de los crímenes están cometidos por negros (o por panchis).

    ¡Y eso a pesar de los ingentes beneficios sociales que reciben, precisamente por su color de piel!

    Si le dieran menos vueltas al pasado y miraran más hacia adelante, las cosas serían diferentes. Mientras se siga pensando que ellos son los buenos y el resto de la sociedad, el mal absoluto y discriminador, nada cambiará.

  2. Rodolfo, en el caso de lo que cuentan en este libro, en realidad no había victimismo. Los estados sureños de USA eran esclavistas y allí hasta hace dos lunes, un negro no era más que un negro de mierda. Ahora lo siguen siendo y además, de gratis, delincuentes. Lo mismo se aplica a los hispanos, ya vengan de España o de las colonias del sur y centro de América.

  3. A mi esta peli me encantó por muchos motivos, en especial porque me sirvió de catarsis para algo que me había pasado recientemente y no había llorado lo suficiente, así que salí como nueva de allí.
    Besotes.

  4. Waiting, primero pensé que alguien te había dicho que tienes algo de sangre coreana de mierda y la película te lo recordó hasta que caí en la cuenta de lo que era.

Comentarios cerrados.