Cruce de caminos – The Place Beyond the Pines

Cruce de caminos - The Place Beyond the PinesCon el cuento del centenario de los multicines Pathé Rembrandt en Utrecht, han estado estrenando películas en mi ciudad antes de ponerlas en cartelera en el resto del pais. El cine anteriormente mencionado es uno de los que más visito a lo largo del año y la única pega que le pongo es que solo tiene tres salas, aunque eso sí, la sala principal es del tamaño de un teatro y tiene un pantallón gigantesco. Gracias a esa pantalla tan grande le pudimos ver las cerezas a Hermione Granger antes de que se le convirtieran en mandarinas y posteriormente en mangos durante la década larga que tuvimos con películas de Harry ChapaPotter. Una de las películas a las que he acudido en su pre-estreno es The Place Beyond the Pines, que se estrenará en algún momento en España como Cruce de caminos, aunque no está claro si será en mayo, junio o posteriormente.

Un julay poligonero regresa a un poblacho después de unos años y descubre que le hizo un bombo a una penca local y de repente quiere ser más papuchi que el papa y procede a los tocamientos amorosos del infante mientras se le complica la existencia

Un tipo cubierto en tatuajes y que da mal rollo por la pinta que tiene es al parecer famosillo en una especie de espectáculo que recorre los Estados Unidos por su habilidad en el manejo de una moto. Al regresar a una ciudad por la que ya pasó descubre que una novia pretérita acabó preñada y tuvo un niño que es suyo, aunque la chama ahora vive con otro macho que la empala y no quiere (o sí) saber de él. El hombre se obsesiona con la responsabilidad de criar a su hijo y como no es muy bueno en trabajos normales, acabará robando bancos para poder ofrecer dinero a su hijo. En su camino se cruzará un policía joven y las vidas de ambos cambiarán para siempre.

Esta es una de las películas más raras que he visto ultimamente. Son tres segmentos separados pero si os cuento los dos últimos os jodo la película, así que nos referimos al primero nada más. Ryan Gosling está fabuloso como el quinqui macarra que de repente se entera que es padre y da verdadero placer verlo en pantalla. A ello ayuda su carisma infinito, que lo convierte en la esperanza joven del cine para las próximas décadas. Eva Mendes está también soberbia como la mujer con la que tuvo un hijo y cada vez que hace la cosa esa que combina ojitos de pura pena y el pedazo de boca que se gasta, logra que te emociones hasta las lágrimas y se te ponga morcillona, algo que no está al alcance de muchas actrices. Ambos llevan el peso de la primera historia, un relato fascinante y absorbente que te mantiene agarrado con las dos manos a la butaca del cine. La historia continuará desarrollándose, siempre por caminos inesperados y durante las casi dos horas y media que tardan en contárnosla, tenemos infinidad de buenos momentos a cargo de un montón de buenos actores. Destacar también a Bradley Cooper, el cual para mí que ha hecho en esta película el mejor papel de su carrera y definitivamente está mejor que en El lado bueno de las cosas ? Silver Linings Playbook. La película es fantástica y no puedo comprender como es que aún no tiene fecha de estreno en España.

Si eres miembro del Clan de los Orcos, olvídate, esto es demasiado complejo para tu neurona única y jamás llegarás a entenderlo. Si tienes GafaPasta o te gusta el cine bueno y de calidad, esta no te la puedes perder de ninguna manera. Es un lujazo de película.