Cruzando al otro lado

Hace frío en Utrecht

Hace frío en Utrecht, originally uploaded by sulaco_rm.

El viernes se produjo una enorme perturbación en la Fuerza y casi sin darnos cuenta, los termometros dejaron los valores de alegría y felicidad y rollo positivo y adquirieron un símbolo negativo delante de la cantidad que indican. El sábado por la mañana ya nos despertamos bajo cero e incluso hubo un pequeño amago de nevada a las diez de la mañana aunque no fue significativa y no llegó a cuajar. Fue el día en el que cruzamos la fina línea que separa al otoño del invierno y lo hemos hecho casi un mes antes de tiempo, con lo que o tenemos un invierno suave y esto no es más que un susto (esto es lo que se llama pensamiento positivo) o nos vamos a cagar en todos nuestros muertos y vamos a sufrir como los ciclistas dopados cuando están llegando a las cimas de los Pirineos (y esto es pensamiento realista).

El domingo iba por la mañana en bicicleta a la estación de Utrecht Centraal y los cuatro grados bajo cero me borraban las ideas según se formaban. Pese a todo, me gusta, me fascina el frío y ese aire helado que te despierta y limpia la atmósfera. Me distraigo viendo las nubes que creo al respirar y que se alejan de mí creando formas exóticas y no me canso de mirar por la ventana para ver como al congelarse, todo lo que nos rodea se vuelve como una foto que no cambia.

Esta mañana seguíamos bajo cero y en la prensa ya comentaban que para el viernes es posible que ya tengamos las primeras pistas naturales de patinaje abiertas, algo que ni los más peludos del lugar recuerdan. La previsión meteorológica agoraba otro día de frío sin escarcha y temperaturas rondando los tres grados bajo cero.

Se equivocaron. A las dos de la tarde, comenzó a nevar. Sin prisa pero sin pausa. Como nadie parecía esperarlo, las carreteras no tenían sal y para aquellos que no usan el transporte público el llegar a casa se volvió una pesadilla. Por suerte los trenes funcionaban bien y aparte de jugarme la vida con la bicicleta entre la oficina y la estación no tuve mayores problemas. Gracias al intenso entrenamiento del invierno pasado, tengo un control increíble de la bicicleta y patino con ella tan bien como en el hielo. Como la nieve todavía no ha cuajado y se ha compactado, no ha resultado demasiado difícil.

En la ciudad de Utrecht seguía nevando cuando llegué y elegí la ruta más larga y segura para volver a casa, ya que aunque todas me lleva por carril bici, en esa el carril bici está físicamente separado del de los vehículos y así me evito el pánico a que un coche patine y barra a los ciclistas como piezas de un dominó. Me pasé por el supermercado y me lo encontré desierto, con todo el mundo refugiado en su casa. Los reponedores se afanaban a poner bolsas de sal en la sección correspondiente y eso me recordó que el año pasado no compré a tiempo y para cuando lo quise hacer estaba agotada, así que me he llevado cuatro kilos por si la cosa va a peor y vuelvo a tener una pista de patinaje sobre hielo en mi jardín.

Llegó el invierno

Llegó el invierno, originally uploaded by sulaco_rm.

Al llegar a casa la imagen era de postal, con el suelo blanco y dos o tres centímetros de nieve. No me pude resistir y puse la cámara en el trípode y la dejé capturando la luz durante cinco segundos. Ya hemos cruzado al otro lado, el invierno ha llegado y ahora solo nos queda disfrutarlo.

9 opiniones en “Cruzando al otro lado”

  1. Para uno que lo de la nieve es un misterio desconocido, la sal solo la pones en el pasillo de acceso a tu casa, ¿no?, o también tienes que mantener tu trozo de acera en condiciones.

    Imagino que en jardín no pondrás ni un gramo, que sala la tierra y no crece ni la mala hierba, o eso dicen.

  2. Pues no. Por delante no la pongo porque yo nunca entro en mi casa por la puerta delantera. La pongo en el camino del jardín y créeme, la hierba sigue creciendo (y ojalá que no lo hiciera). En verano le añado todo tipo de productos para matarla y ni así. La sal es justo para el camino que se ve en la foto.

  3. El pisha se ha llevado la super Canon que me regalo en USA y que si, me dejaron pasar a europa colgada en mi cuello sin ningun problema, sera porque el tio que nos dejo entrar se fijaba en otras cosas; tambien se ha llevado el tripode, porque le comente como me dijiste que alli cada paisaje era una postal en estos dias. Que ganas tengo de ver estos paisajes, el año pasado no pude ir mientras nevaba pero este de que me escapo, me escapo, especialmente porque en mi oficina estan tan ansiosos de verme luego de tanto tiempo. Besitos. TQM

  4. Para mi lo de la nieve tambien queda lejos, y supongo que no me haría tanta gracia si tuviese que convivir con ella todo el invierno, pero reconozco que así en foto es preciosa…

  5. Me encanta la foto, aunque la semana que viene me voy a Dusseldorf y que haya nieve me acojona un poco. Una que es del Sur y no tiene costumbre. A ver cómo me la apaño.

  6. Me has recordado mis inviernos en Canadá, aunque me quede ya muy lejos, no se olvidan nunca.
    He estado unos idas de averías varias y sin conexión a Internet.
    Salud

Comentarios cerrados.