Cuando aquel se quedó en silencio

Hace unas semanas vivimos una situación inédita y que tenemos que resolver ya mismo para que la próxima vez haya un protocolo de actuación clarito, clarito, como el agua de naciente. Todos sabemos que el mejor blog sin premios en castellano lo leen cuatro julays y comentan dos, aunque mayormente comenta uno y la otra va al rebufo. Esto es así desde hace la tira de tiempo, vamos, no desde siempre pero desde hace un montón.

Sucedió que el ancestral comentarista desapareció de súbito sin dejar una nota comunicando su ausencia como es de rigor. Simplemente, un día comentaba con su fertilidad habitual y al siguiente nada, ni al otro, ni al otro, ni más allá. Lo mismo sucedió en su blog, que se quedó congelado en una anotación. El módulo de comentarios de ésta bitácora está ahí mayormente para él y al dejar de comentar, nos quedamos con mi ego infinito y sin réplica. Tras un tiempo, la segunda comentarista indagó a través de comentarios pero resultaba que yo sabía lo mismo que ella ya que no hubo aviso previo y asumía que la diñó, solo que al movernos en el entorno digital y tal y tal, estamos fuera del grupillo que se entera y si ninguno de ellos lo anuncia al menos en los comentarios de su blog, pues no nos enteramos. En la segunda semana de silencio digital y tal y tal le hice una búsqueda al nombre que tengo de cuando enviaba las postales para ver si pillaba la esquela, si es que todavía se hacen esas cosas y entramos en la fase dos, el finiquito digital y tal y tal. Esto coincidió con mis vacaciones a Gran Canaria y en esos mismos días decidí que TRES SEMANAS es el límite tras el que se puede dar por finiquitado digitalmente a cualquier comentarista extremadamente regular que desaparezca. No parece existir un código de conducta que hay que seguir para dejar de comentar en bitácoras y la gente como que desaparece de súbito y en el pasado todos recordamos a Darliz, que desapareció digitalmente hace más de un año y a la que me refiero de cuando en cuando como la digitalmente difunta, ya que no sabemos si en la otra dimensión, que también es real, sigue de carne y hueso o allí también se desvaneció y o la enterraron o la quemaron o le congelaron la cabeza, como a Disney. Mientras estaba de vacaciones y antes de recuperar el contacto, determiné el protocolo a seguir en este caso con la fase dos. Como sé que tiene fotos suyas en sus anotaciones, la idea era saquear y afanar algunas de ellas y montar un vídeo de estos lacrimógenos con una música que ya tengo elegida y que no pienso rebelar. Por supuesto y conociendo sus gustos, el vídeo acabaría con un despegue, un avión elevándose al cielo y ahí terminaría. Mientras me atorraba en la playa de la Garita a base de bien y escuchaba audiolibros ya lo tenía todo maquinado cuando respondió al correo electrónico que le había mandado y tuvimos que posponer la operación.

Esto puede suceder en un futuro, que siempre esperamos que sea muy lejano pero que igual no lo es, así que confío que de la otra parte se hayan tomado medidas para que cuando le de el jamacullo, que alguien informe al menos a través de los comentarios de su blog de lo sucedido, o que se lo digan a la otra comentarista en el CaraCuloLibro del que está tan enganchada, que yo de eso no tengo.

13 opiniones en “Cuando aquel se quedó en silencio”

  1. jajajaja No, yo nunca me iría a la francesa, me despediría, pero en este caso, ocurrió que los acontecimientos en que me vi envuelto, que concretamente fue “extraer” a mi amada Chary de Venezuela en una situación de lo mas especial, tanto que hizo que se me fuera el control del tiempo por completo, de tal manera, que me encontré fuera totalmente de mi vida rutinaria habitual, pero ya lo gordo ha pasado, Chary ya está aquí en España, y estuvo en el ranchito, hasta el otro dia que tuvo que ir a Truscoluña a arreglar unos papeles, pero ya en unos días, estará de nuevo aquí, y puede que hasta escribamos una entrada en mi blog juntos.
    No os quejareis con la explicación, un poco a manera de compensación 🙂
    Salud

  2. Evelyne es más de que le pases tu número de móvil a ella o a tu íntima Virtuditas y así si te encoñas o te da un pasmo, al menos alguien les coge el teléfono al otro lado. Yo soy más de quitar los vídeos de aviones en plan vendetta.

  3. Siempre supe que eras un cabroncete…jajajaja 🙂
    No hay que preocuparse, ahora que voy a vivir en pareja, le diré a ella que diga algo para despedirme en Internet cuando la palme, pero que ya podéis esperar sentados…jajaja 🙂
    Salud

  4. ¿la vas a meter en tu chabola? La pobre, sale de Guatemala y acaba en Guatepeor. ¿Ya le contaste que tu vives de noche y duermes de día?

  5. Pues advertencia dejo aquí: Me piro de vacaciones, así que ya sabeis, desconexión de las redes casi total. NO HE MUERTO (al menos ahora mismo).
    Genín, no nos des sustos; sulaco, no quieras celebrar exequias anticipadas.
    Hala, bicos gallegos a los dos.

  6. ¿Chabola? un poquito de po favó, mi ranchito no es ninguna chabola, tiene todas las tecnologías punta para el hogar, alguna que tu no tienes, como el Inverter, además, ya ha estado y le ha encantado, claro es que tu desconoces como está el tema en Venezuela, de verdad, nada tiene que ver con lo que se publica, pero tampoco sabes casi nada de mi ranchito, así que nada de Guatepeor, ella lo califica de “paraíso” pa que te enteres, y si luego me añades a mi en el conjunto, es para morirse de gusto…jajaja 🙂
    Salud

  7. Al menos tienes papel higiénico, que eso en Venezuela es un lujo. Ahora que se fue la mala del norte, igual hasta pongo nuevas recetas.

  8. Ahora al cacique venezolano se le ha ocurrido parar la inflación quitándoles 5 ceros a los billetes, y luego hay gente que critica los fusilamientos… 🙁
    Es mas barato y factible, limpiarse el culo con billetes venezolanos que con papel higiénico, eso si lo encuentras en alguna parte, pero el papel de los billetes no vale nada.
    Salud

  9. Yo ando en busca de recetas para confeccionar un menú rico, para comer de todo, pero que no me haga engordar como un marrano… 🙂
    Salud

  10. Bueno, retomando el hilo he de decir que soy el espectro digital de un comentarista que asomaba por aquí hace tiempo y que se sigue asomando de vez en cuando para ver la crítica de alguna película que le interesa. También para ver cuál de los dos comentaristas que quedan desiste y hace campeón a otro como en una prueba de resistencia en la que sólo puede quedar uno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.