Cuidado personal

He acabado con mi papel higiénico electoral. No sé cual será el resultado de las elecciones, bueno, aparte de la victoria del Partido imPopular, pero a mí el culo se me ha quedado escocido. Las papeletas no están hechas para el trasero. La más dañina fue la del partido popular, quizás por ser la primera, o por combinarla con el CDS y CC. El hecho es que tras acabar mi ronda electoral se me quedó el trasero lleno de ronchas. Ya sabéis que dicen que a grandes males grandes remedios, así que he optado por la crema de manos UniCura DermoBalans Soft para reparar los daños. Mano de santo, o más bien crema de santo.
Y como supongo que alguno estará pensando lo mariquita que me he vuelto usando cremas, les explico que vivir bajo el nivel del mar, en el puto Norte de Europa, con un frío que te cambas y yendo a trabajar en bicicleta todos los días no son precisamente las condiciones ideales para el cutis y la piel. El primer año traté de sobrevivir a lo Macho Man, y no veas los sabañones que me comenzaron a salir. Tras consultarlos con los aborígenes, resultó que todo el mundo a la puta callando usa sus cremitas en casa.