Danny Collins

Hace casi un mes que me pegué un madrugón para ir a la filmoteca en Amsterdam. Era un día bonito de verano y no quería perdérmelo así que opté por ir al cine a las diez de la mañana, que aquí todavía hace frío y para cuando salía del cine ya estábamos en modo de verano. La película era una historia como medio musical, ya que el trailer nunca me lo dejó claro, pero aún así atrapó mi interés. Se trataba de Danny Collins y por desgracia, no hay absolutamente ningún interés en estrenarla en España, ni siquiera con el fabuloso título de truscoluña no es nación.

Un julay jurásico se emperra en conocer y manipular al hijo que nunca reconoció de una chingada en aquellos maravillosos años

Un tipo que ha tenido un carrerón musical y es una leyenda tan grande o más que la Pantoja, solo que no ha ido a la cárcel, descubre, que al comienzo de su carrera, John Lennon le mandó una carta que nunca le llegó. Al recibirla como regalo, le da un jamacullo y se transforma y le da por ir a acosar al hijo que nunca reconoció y que tuvo con una que chingó tras un concierto. Al empotrarse en la vida de ese pobre, descubre que tiene una nieta y de alguna manera, hace lo posible por restaurar la relación con su familia. Mientras tanto y en el hotel en el que se hospeda, descubre a una pava ya mayorcita a la que le quiere poner la pierna encima para que no levante cabeza y se pone a escribir música para lanzar un nuevo álbum.

Lo más flipante de esto es que está inspirada en hechos reales. Lo de la carta de John Lennon sucedió de verdad, aunque el que la recibió no es una leyenda y tuvo un carrerón. La película tiene una historia muy bonita, que ronda la comedia, el drama y la música, saltando entre los géneros sin parar. Al Pacino está fabuloso, cualquiera diría que el hombre tiene setenta y pico tacos. Está gigantesco cuando es una estrella, vulnerable cuando ve a su hijo o su nieta y lo rechazan, atrevido, dinámico, encantador, amoroso. Él solo soporta el peso de la película sin notarlo. El director lo lleva maravillosamente, la historia pasa de machacarnos con flashbacks y se centra en el presente y alrededor de este hombre tenemos gente fabulosa como Annette Bening haciendo de la directora de hotel de la que se enamora, un fantástico Bobby Cannavale como su hijo y una aún más increíble Jennifer Garner como la nuera. La película entretiene y emociona, nos mantiene agarrados a la butaca y cuando salimos del cine lo hacemos contentos.

Obviamente, algo así no se hizo para la boca del cerdo ni de los miembros del Clan de los Orcos, que pueden morir si son expuestos a un producto de tanta calidad. Esto es lo que les mola a los sub-intelectuales de GafaPasta. Si alguna vez se cruza en tu camino, no te la pierdas.

2 respuesta a “Danny Collins”

  1. Pues yo la tengo que ver como sea, este tipo de pelis me encantan y si Al Pacino está bien dirigido y no le consienten que sobreactue, genial!
    Salud

Comentarios cerrados.