De Dirigent

El cine holandés lleva tanto tiempo en el ciclo de estúpidas comedias románticas, películas de la Segunda Guerra Mundial con los traidores que ayudaron a los nazis y truscolanes y con películas de marroquíes que cuando aparece en cartelera un trailer que parece prometer un producto de calidad, todos nos asustamos y nos esperamos que nos la empeten hasta las raíces de los pelos de los güevos y ese ha sido el principal reto de esta película, atraer a los espectadores a las salas con algo diferente. La peli se llama De Dirigent y por el momento, parece que no está previsto su estreno fuera de los Países Bajos, lo cual es una lástima porque está muy por encima de la media de la morralla que nos endosan los gringos y que todo el mundo va a ver.

Una julay se emperra en ser directora de orquesta y cogerle la batuta a un macho que la pone caliente como una burra

Una pava holandesa que emigró con sus padres a los Estados Unidos, está obsesionada con ser directora de orquesta, un oficio que nunca antes jamás lo había tenido una hembra porque como dice un músico en la peli, ningún macho acepta que le de órdenes una chama y más cuando probablemente la razón por la que quiere hacerlo es que es una músico mediocre. La beba luchará contra todos los contratiempos que le ponen en su camino, descubrirá que es adoptada y que sus padres emigraron para evitar devolverla a su madre auténtica y conseguirá ser el primer gringo que se gradúa en una escuela de directores de orquesta super-estilosa de Berlín y además, la primera directora en tocar con varias orquestas. Eso sí, con tanto empeño, que le da de lado al macho que la cortejaba y que buscaba la posición más propicia para ponerle la pierna encima y evitar que levantara cabeza.

Como pseudo-biografía, la película es fantástica. Hay un montón de cosas que para hacer la historia más agradable añadieron al guión, pero lo básico es cierto. La película salta de los Estados Unidos a Holanda y a Alemania con lo que cambian de idioma con frecuencia, algo que imagino que la convierte en una pesadilla para el cine doblado. Además de una vida fascinante, resulta asombroso el ver como no hace tanto tiempo, se puteaba a las mujeres y se les impedía hacer lo que querían, prácticamente como en Arabia Saudita hoy en día, en donde las pavas tienen el derecho y el privilegio de ser coños móviles sin derecho a más nada. La protagonista es la actriz holandesa totalmente desconocida para mi Christanne de Bruijn y me ha gustado mucho, tanto como Benjamin Wainwright, el gringo que se enamora de ella y que la sigue como un tonto mientras la tipa lo ningunea, el chaval se curró su papel y tiene una química brutal con ella. No puedo decir lo mismo de Scott Turner Schofield, que hace del amigo mariquita tirando a maricón-cón-cón y que me sacaba de quicio porque tiene la cara como deformada, parece como si le hubiesen inyectado peos de fabada y todo ese airote corrupto lo está carcomiendo por dentro. Pese a este pavo, el resto del elenco es fantástico y si no fuera porque sabía que es una película local, hasta podría local como una producción gringa.

Esto es cine para seres con más de una neurona con lo que los miembros del Clan de los Orcos harán muy bien en mantenerse lejos de los cines y los sub-intelectuales con GafaPasta deberían darle una o varias oportunidades.

Una respuesta a “De Dirigent”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.