De Leckere Witte Vrouwen

De Leckere Witte Vrouwen

De Leckere Witte Vrouwen, originally uploaded by sulaco_rm.

Para celebrar mi cumpleaños, mi amigo el Rubio me invitó a un restaurante nuevo en Woerden que quería probar para ver si era de esos sitios a los que lleva a su hembra cuando la quiere impresionar. No voy a mentar el lugar pero diré que no nos dejó una buena imagen, todo era demasiado teatral, no buscando suministrar una buena comida sino en dar un espectáculo que te haga pensar que la pasta excesiva que has pagado por algo vulgar lo valía. La camarera nos recomendó encarecidamente una cerveza de una cervecería que está en De Meern, en la periferia de Utrecht y camino de Woerden. Nos dijo que la Witte Vrouwen es una cerveza de trigo deliciosa y como uno de los anclajes más fijos de nuestra amistad es que nuestras cervezas favoritas son las de trigo, la pedimos. Cuando nos la puso tenía el aspecto correcto, con una buena dosis de espuma y un color algo turbio pero que está dentro de los márgenes de esas cervezas. Lo que no me esperaba es que supiese tan mal. De sabor es deleznable, para nada apetecible, como si el que la hizo no se hubiera leído las instrucciones del gremio y la hubiese cagado hasta el fondo. Mi reacción negativa no fue un caso aislado, el Rubio también la repudió y acabamos pidiendo cervezas de marcas conocidas y diciéndole a la camarera que se llevara aquellas mierdas de nuestra mesa. Esto no se encuentra ni se encontrará jamás en los supermercados holandeses y tampoco es probable que salga de la región. Si un día pasas por Utrecht y alguien te ofrece una, sal corriendo. A propósito, Witte vrouwen se puede traducir por chamas blancas (o de blanco) y es el nombre de uno de los barrios mas típicos de Utrecht, con casitas antiguas y minúsculas y mucha vida de barrio. El nombre de ese barrio le vinopor un convento que había por la zona.

Una respuesta a “De Leckere Witte Vrouwen”

  1. Algo parecido me pasó en el pueblo de mi hija, me llamó la atención una cerveza de bellota que anunciaban a bombo y platillo, la pedí por curiosidad, tomé un sorbo desconfiado y con precaución, jo tío, casi vomito allí mismo, eso era intragable que asco… 🙁
    Salud

Comentarios cerrados.