Decepción y realidad alternativa

Esta mañana teníamos el evento para revolcarnos en nuestro dolor y recordar al que la diñó y aunque no lo decían explícitamente, era de asistencia obligatoria. Como decían que iban a recordar al chamo, yo me pensaba que aquello iba a ser glorioso, con los desarrolladores de software por fin abriéndose al resto de los mortales y contándonos todos sus secretos. Tremendo disgusto. Se limitaron a repetirnos lo que sabíamos y hacer un minuto de silencio.

En mi versión alternativa de la realidad, daba por sentado que por fin me iban a reconocer eso con lo que los provoco desde hace años, que cuando se hacen sus seminarios y sus cursos especiales por la tarde cenando Pizza, en realidad son sesiones de pajeo colectivas, que en ese grupo de empleados hay mucho ceji-junto y mucho friki que la única relación estable que tiene es con su teclado, su ratón y su procesador. Entre los desarrolladores hay un sub-grupo que pese a hablar el mismo idioma que tú, no los entiendes porque aplican las reglas de programación al idioma y te dicen unas coñas que te dejan sudando. Puedes cruzarte con uno de estos julays en la máquina del café y de repente, tras haberte ignorado toda tu vida, te mira y te dice: Naranja es mejor que gris y tú o huyes escopeteado de la zona y buscas otra máquina o comienzas una secuencia de deducciones que pueden ser (siempre hay más de un camino y se hace camino al pensar) mirar a la calle por la ventana, confirmar que llueve, que el cielo está cerrado, el color predominante es el gris y el naranja seguramente es el de los días soleados, con lo que nos quería decir es que es una mierda de día porque llueve, aunque también puede ser que tengas una camisa de color gris, ayer te pusiste una naranja y te está tratando de decir que la de ayer le gustó más que la de hoy o incluso es una forma tan buena como otra cualquiera de decir que truscoluña no es nación. Al hilo de esto, una de las trolas que les cuento a los desarrolladores y que más les jode es eso que me dijeron que han oído que se decía que cuatro desarrolladores de software y un chamo habían quedado para hacerse un gangbang y el chamo pregunta a los amigos quién va a traer a la perrilla, uno se ofrece voluntario y cuando se juntan todos para la susodicha actividad, que no vamos a explicar porque es un concepto que todos conocéis, el chamo se encuentra conque uno de ellos ha traído una perra Chihuahua ya que desconocía las otras acepciones de la palabra perra y al final la esperada actividad de liberación de la fogosidad y afianzamiento de la relación con tus amigos se convirtió en lo de siempre con un toque nuevo, pajeo en grupo solo que lefando a la perra, que primero pensó que le había tocado una o todas las loterías incluyendo la de Navidad y la estaban premiando con leche condensada pero que pronto entendió que no todas las leches son iguales y aquella que le echaban en pequeñas cantidades, quizás era condensada pero no de la condensada que a ella le gusta.

Definitivamente me quedo con mi realidad, lo del minuto de silencio está bien, pero ni es lo mismo ni es igual y total, el muerto ya debe estar en su expositor en casa con su planchita de frío por debajo y esperando que se cansen y lo dejen continuar el ciclo de la vida.

2 opiniones en “Decepción y realidad alternativa”

  1. sulaco, deja de ir a los coffee shops, porque se te va la olla a veces pero mogollón… madre mía que algarabía que debes tener en el cerebro…. (va por lo de la chihuahua, no por tu compañero, obviamente)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *