Defcon 1

Cuando tu mejor amigo te manda un SMS a las cinco de la tarde con cuatro palabras que disparan todas las alarmas, solo se puede hacer una cosa y eso he hecho. Hemos quedado, hemos pasado por la sección de televisores gigantescos del Media Markt para ver esas fastuosas pantallas que nunca tendremos y después nos hemos ido al Oudaen a emborracharnos como mandan las escrituras.

Atrás quedó una tarde de compras en la que visité todas las tiendas de cocina de la ciudad de Utrecht buscando el especiero perfecto, ese que complemente mi cocina y la ascienda a niveles nunca vistos. Después de ir a siete tiendas tengo claro que me gastaré ochenta euros en algo que posiblemente se fabrique por uno o dos euros pero que quedará divino de la muerte en mi zona de experimentacióon.

Con mi mejor amigo todo quedó en cincuenta euros de la mejor cerveza que se puede encotrar en Holanda, la Oudaen y en conversaciones difusas de las que ya ni siquera puedo recordar mucho. Parece que la emergencia ya ha pasado y que mañana volverá a amanecer bien temprano y será un nuevo día.