Déjame entrar – Let Me In

Déjame entrar - Let Me InLo mío con los vampiros es pura y simplemente adicción. Lo leo todo, veo las series televisivas y tampoco me pierdo las películas, aunque las rueden en Suecia y sus protagonistas hagan sonidos guturales que no hay manera de entender ni siquiera para un experto en la lengua neerlandesa como un servidor. Por eso se agradece que alguien en Hollywood se percatara de la existencia de esta historia y decidiera rodar la versión norteamericana, algo cambiada y que si la comparamos con el libro, es aún más diferente. Esta es una de esas películas que han tardado en llegar a los Países Bajos ya que Let Me In se estrenó en España con el título de Déjame entrar en octubre del año pasado.

Un julay onanista conoce a una chorba mítica y medio gótica pero sin los excesos de grasa de las dos orcas góticas residentes en Moncloa

Una niña que aún no ha llegado a mujer se muda a una barriada de obreros acompañada de su padre o algo parecido. Allí conoce a un chaval que recibe regularmente unas buenas palizas de sus compañeros abusones de clase y entre ambos hay alguna química. Lo que no sabe el niño es que ella es un vampiro y cuando los asesinatos comienzan a sucederse en la zona, no se puede ni imaginar que ella es la responsable.

En el cine de terror resulta muy fácil que una película cruce la línea y pase de ser buena a mala. Puede ser un pequeño detalle o incluso una escena mal montada la que mueva la balanza en contra de la historia. Eso es algo que no sucede aquí y aunque no es una película para aterrorizarte, nos cuentan una bonita y al mismo tiempo terrible historia de amor, con un montón de sangre de por medio y unos niños angelicales que se convierten en unas bestias terribles. El ritmo es perfecto, vamos descubriendo la historia en pequeñas dosis que podemos digerir tranquilamente y tanto los jóvenes como los adultos resultan muy creíbles en sus respectivos papeles. Han conseguido de alguna manera atrapar el espíritu de decadencia que se describe tan bien en el libro y la extraña relación del chiquillo con su madre, una de esas mujeres que aprieta pero no ahoga a los suyos. La niña está interpretada por Chloe Grace Moretz y es sensacional.

Tenemos vampiros, una curiosa historia de amor, crímenes, sangre, algo de acción y algún susto para conformar una preciosa película que merece la pena tener en cuenta si te gusta el género. No es cine comercial al uso, así que si lo que esperas es ver un montón de efectos especiales espectaculares vas a salir del cine desilusionado.

Ya sabes, si te gusta el género, esta la tienes que ver. Si lo que te va son los vampiros son melosos y que sufren pensando en la gente a la que no le quieren chupar la sangre aunque su naturaleza se lo pide a gritos, entonces mejor pasa de esta porque la protagonista es un vampiro más clásico, de los que no pueden salir durante el día, matan para vivir y necesitan a alguien que los ayude a moverse por el mundo.

08/10

3 opiniones en “Déjame entrar – Let Me In”

  1. A raiz de leer tu crónica aquí me vi primero la película original en sueco con subtítulos en inglés y después la versión americana. Me quedo con la película sueca y apunto en mi wishlist el libro sueco para leérmelo en el futuro. Gracias por el descubrimiento (y eso que a mi el rollo vampiro no me emocionaba a priori)

Comentarios cerrados.