Delante del pórtico de las Cariátides

Delante del pórtico de las Cariátides

Con el frenesí preparatorio de las vacaciones y la planificación masiva para que no faltara una foto cada día de la semana como que se me olvidó añadir la foto de hoy en el momento temporal en el que estábamos viendo el Pórtico de las Cariátides. Por desgracia no nos podemos acercar al pórtico para ver las copias, ya que los originales están en el museo cercano y una de ellas la robaron los ingleses y está en Londres. Apurando el zoom de mi objetivo 24-70mm tenemos esta imagen en la que se puede ver a las Cariátides aguantando el paso del tiempo y el peso del techo de ese pórtico.

11 opiniones en “Delante del pórtico de las Cariátides”

  1. Sulaco, sorpresita:

    La chiquilla, sarpeta como pocas, iba en busca del baifo, entaliscado en la morra.|
    Liviana andaba por las chapas, en la seguranza de que el animalillo, trabucado entre los teniques, se dejaría atrapar. Le había tocado a ella ese menester, porque el zorullo del hermano se hacía el longui, medio volado después de los tanganazos del convite, hasta el punto de pegarse un tamborazo cerca del tanque, cuando fue a revisar la jiñera, por ver si la alpispa había caído al fin en la trampa, menudo maleta.
    Bueno, tampoco ella se quedaba atrás, se había embostado de queque a tutiplén, mojo con gofio, carne fiesta y el par de botellines de orange crush que se bebió refistoliando en el pajero.

    Media zumbada estaba, pa’ qué decir que no, aunque si le preguntaran, diría lo de su madre: “Bueno, pasaderita”, como si esa palabra lo resumiera todo. Porque a torrontuda no le ganaba nadie, así iba de morra en morra y con un zangoloteo en las tripas que la cagalera ya la tenía en puertas. Pero por allí seguía, bien pareja entre las pencas y el pedrisquero, a punto de esriscarse y que le diera un paralís.

  2. Mmmm… porque no puedo poner emoticonos, pero ahora mismo pondría el de los ojos como platos y la boca abierta en forma de What-the-fuck????

  3. Eso lo escribió una amiga mia canaria, catedrática de lengua de no se que, se dedica a conservar la forma de hablar popular del pueblo canario y pensé que a Sulaco, como mínimo le sorprendería leerlo y le traería recuerdos de su tierra madre.
    Con borrarlo, si no gusta, pos ya… 🙂
    Salud

  4. Por Dios, que creí haber entrado en un mundo paralelo en el que no entendía ná. Coño, Genín, vaya susto, pensé, ya te nos habías desgraciado del tó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *