Demolición – Demolition

Hay trailers que no ayudan para nada a la película ya que una vez lo has visto, no tienes ni puta idea de lo que te quieren vender, con lo que su objetivo es un puro fracaso. Por suerte (o por desgracia) esto no me detiene y aunque me costó un par de intentos ir al cine, finalmente fui a ver Demolition, película que se estrena en España la semana que viene con el título de Demolición, algo sorprendente ya que todos sabemos que los distribuidores gustan del exotismo y esta película se prestaba más a un título como truscoluña no es nación

Un julay se queda viudo y se desquicia que no veas

Un chamo joven enviuda tras un accidente de coche en el que su mujer la palma y él sale ileso y en el hospital tiene una mala experiencia con una máquina vendedora. A partir de ahí, le entra una neura por mandar cartas al servicio de atención al cliente de esa compañía y termina creando una especie de morbosa y extraña relación con la chama que las lee y tiene que responderlas. Por circunstancias extrañas de la vida, al chamo le da por desmontar cosas y decide desmontar su matrimonio empezando por su casa y en el empeño le ayudará el hijo rarito de la de la empresa de máquinas, un chiquillo que aún no está convencido de si es mariquita o maricón, aunque por lo que vemos en la peli, definitivamente tiene más de este último.

Este es un drama raro. El chamo pierde a su mujer y según pasan los días va descubriendo con una frialdad increíble que igual no la quería y que si estaba con ella es porque era lo más cómodo y conveniente. También le entra una manía por desmontar todo aquello que despierta su curiosidad y de escribir unas cartas gigantescas al servicio de atención al cliente de una empresa de máquinas de vender chucherías. El guión es raro pero si hay algo que lo hace funcionar es Jake Gyllenhaal, actor con el que yo tengo una historia rara ya que igual me gusta que lo detesto pero que parece no ser capaz de pasar en el ocho en las películas que hace. Mirando lo que ha protagonizado en los últimos cuatro años, me quedo con Nightcrawler, película en la que estaba muy bien, algo que vuelve a suceder aquí. Su des-afección, su desinterés por la muerta y su curiosidad por el chaval, por los intríngulis de su amor y por todo lo demás es lo que mueven la película. El jovencito Judah Lewis está muy bien como el chiquillo raro y fascinante que aún no sabemos si tirará para la izquierda o para la derecha y de entre los protagonistas, yo diría que el papel más flojo es el de Naomi Watts, que queda algo descolgada del resto. Una película interesante, una visión distinta del dolor y como podemos superarlo y una experiencia que sin hacernos salir del cine sonriendo, si que nos deja un buen sabor.

No es cine para los miembros del Clan de los Orcos porque carece de efectos especiales y hablan mucho. Sí que puede gustar a los más insubstanciales de los sub-intelectuales de GafaPasta.

Una respuesta a “Demolición – Demolition”

Comentarios cerrados.