Desde Kuala Lumpur a Bali

El relato comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur pasando por Abu Dhabi

Creo que este es el primer viaje en el que me cuadra una jornada intermedia al principio. En realidad me ha servido para aclimatarme y adaptar mis ritmos vitales a una zona horaria totalmente distinta a la mía. También es el resultado de una gambada. Cuando decidí que iría a Indonesia, compré mi billete a Kuala Lumpur y sin pensarlo compré otro para ir desde allí a Bali (o más concretamente a Denpasar que es el nombre del aeropuerto). Después la Chinita, el Rubio y otros empezaron a lavarme el tarro porque esta zona de Bali es como Marbella o Playa del inglés en Gran Canaria y decidí salir por patas lo antes posible, solo que me quedó este día más o menos perdido.

Me levanté a las diez de la mañana, relajadísimo después de una noche de sueño brutal. Me duché, volví a empaquetar y a las once y pico salía del hotel. Tomé el monoraíl para ir de Chow Kit a Bukit Nanas, que está a dos paradas y allí me cambié al metro (o tren) del LRT, en la Kelana Jaya Line. Con este llegué a la estación de Kuala Lumpur Sentral en un momento y compré mi billete para ir al aeropuerto LCCT. En realidad es el mismo aeropuerto de Kuala Lumpur (KLIA), solo que la terminal para los pobres está separada del resto del aeropuerto y muy cerca de donde se hacen las carreras de Formula 1 en Malasia. Para llegar hay muchas maneras. Yo opté por tomar el tren, que me deja muy cerca y desde allí hay un servicio de autobuses que está incluido en el billete, el cual te sale por 12,5 Ringit. Casualmente este aeropuerto desaparecerá en cosa de un mes, ya que han construido una nueva terminal de puro lujo María y que han llamado KLIA2 y se inaugura en junio. Yo había pasado por esta terminal hace cuatro años y entonces era una gran nave con poquísimo. Ahora aquello es un centro comercial de pobres, sin aire acondicionado pero con su starbukkakke, sus restaurantes de comida rapida y demás. Primero me acerqué a dejar la maleta y tomó un montón de tiempo porque la gente o es mongólica o se entrena a conciencia para serlo. Cuando acabé, elegí el Taste of Asia para almorzar un Curry Noodle que seguramente habréis visto en esa otra bitácora en la que pongo las fotos de comida.

Después pasé el control de seguridad y fui a las puertas de salida. Aquello es como un zoco, la gente corre, grita, se desplaza sin rumbo fijo y de repente se abre una puerta y un montón de julays se van a la pista del aeropuerto de Kuala Lumpur y se echan a caminar por la misma buscando su avión. Estando allí el concepto de seguridad paranoica de los aeropuertos europeos y americanos adquiere un nuevo sentido. Obviamente, desde esta terminal no sale ni un solo vuelo con esos destinos. Hice un vídeo caótico que he puesto en alguno de los rincones que uso y si doy con la manera, lo enlazaré aquí.

Nuestro vuelo salía con un poco de retraso y para cuando anunciaron el embarque, todos corríamos por la pista, llegando a encrucijadas en las que tenías que tomar decisiones, ya que nuestro avión estaba en la rampa 066 y para llegar allí hay que pasar por al menos dos cruces en los que si coges la ruta incorrecta, acabas en otro avión. Curiosamente tengo otro vídeo mientras andaba por la pista pero está boca abajo. Lo tenéis aquí.

Al llegar la escalera para subir al avión no estaba pegada al mismo y tuvimos que esperar mientras los operarios lo hacían un minuto o así. Me apalanqué en el avión y me quedé dormido antes del despegue. Se me ha olvidado comentar que del calor, el aire acondicionado provoca condensación y al principio sale humo en plan discoteca de pelleja despendolada que busca rabo para matar esa picazón tan grande que tiene por debajo. Al aterrizar volvió a suceder y aproveché para hacer otro minúsculo y cutre vídeo que está aquí.

El aeropuerto de Bali yo me lo imaginaba pequeño y en plan gitano pero aquello es un mundo. No sé como coño se salió de pista el otro día el pollaboba de Lion Air porque la pista es enorme y allí habían aviones enormes de KLM, Garuda Indonesia, Virgin Australia, TUI y por supuesto, los normales de Air Asia y líneas aéreas similares. Me da que se les olvidó indicar a nuestro piloto el lugar de aparcamiento y para cuando se dieron cuenta era demasiado tarde, así que tuvimos que entrar de nuevo en pista y regresar al final para una segunda pasada. Esto sería algo normal si no fuera porque lo hicimos en los dos minutos que hay entre vuelos, sabiendo que venía un pájaro por detrás y de no quitarnos nos iba a dar por culo. Resultó ser un avión de KLM, ya habría sido irónico morir a manos de un avión holandés. Al desembarcar compré mi visa por 25 USD y pasé una cola que ni en el paro hasta que crucé la aduana, después recogí mi mochila, la tuve que volver a pasar por seguridad y algo no les gustó porque me pidieron verla. El tipo lo sacó todo y no encontró nada. Su cara cuando metió la mano en una bolsa y le dije que esos eran mis gallumbos más sudados que el coño de la Veneno no tuvo precio. Les fascinó el teclado bluetooth con el que escribo en el iPad y gracias al cual puedo hacer estas anotaciones. Al salir, un julay tenía mi nombre en un papel y me llevó al hotel, muy cerca del aeropuerto porque aunque parezca mentira, aún no he acabado de viajar. Mañana a primerísima hora salgo para Yogjakarta y allí ya comenzaré las jornadas de turismo intensivo habituales.

El relato continúa en Desde Bali a Jogjakarta, en Java

6 respuesta a “Desde Kuala Lumpur a Bali”

  1. Si, recuerdo que esa especie de humo salia en Venezuela del aire acondicionado del coche antes de que existieran los climatizadores, a mi me gustaba porque daba la sensación de mas frio.
    Que milagro que no se caigan las personas y aviones en el video aquel 🙂
    Salud

  2. Jo, ni el Willy Fog ese en su vuelta al mundo. 😉

    Muy claro lo tengo que tener para darme ese palizón, aunque hay gente que se lo toma de otra manera, una amiga mía se fue esta semana de Gran Canaria a Melbourne con un bebé de 6 meses, eso si que debe ser una aventura épica.

  3. Luis, sólo hay que acostumbrarse a dormir en aviones

    Huitten, algo fallo con el sensor del teléfono y no lo detecto

    Genin, yo también lo he visto alguna vez en vuelos de Binter en Canarias

  4. Qué suerte poder dormir en el avión, yo no puedo. Por cierto, ¿ya viajas con pasaporte holandés o español?. ¿qué tal es Septiembre para visitar el Sudeste asiático?,¿has estado alguna vez en esa época?, aunque creo que siempre vas en primavera, me imagino que el tiempo será mejor.

  5. Pasaporte español. Técnicamente el holandés lo puedo pedir esta semana pero me pilla lejos. Cada época es distinta para cada país y habrá Monzón en uno u otro lado. Para Indonesia por ejemplo en la zona en donde estoy ahora, ese es el comienzo de la temporada de lluvias

Comentarios cerrados.