Despatarrado

Después de una semana de vacaciones y de una semana de trabajo en lo que irónicamente es denominado por nuestro director como al 120% (aunque yo he dado un 160% posiblemente) he llegado al fin de semana tan cansado que hoy lo único que he hecho es despatarrarme en el sofá y no dar un palo al agua.

Resulta curioso como la Real Academia Española da tres acepciones a ese verbo, despatarrar y no considera siquiera la que yo doy a entender. Quizás sea algo muy local de las islas Canarias, pero allí, cuando te tiras a ver la tele, a dormir a la bartola o a no hacer nada y alguien te pregunta, respondes que estás despatarrado. Si quieres decirle a alguien que te vas a pasar la tarde viendo la tele, le dices que te vas a despatarrar delante del televisor y si te llaman mientras lo haces, estás despatarrado viendo la tele.

Como me he acostumbrado a mirar todo en el diccionario, he encontrado que los holandeses a este verbo le dan otra acepción. Cuando una mujer se despatarra, se está ofreciendo sexualmente. El término en holandés es “met de benen wijd gaan“. En español nunca he escuchado este verbo para utilizarlo al referirnos a una tía que quiere que la follen, pero quizás se use en alguna parte de España y mi provincianismo me tiene sumido en el desconocimiento más absoluto.

Así que aquí estoy, todo el sábado sin hacer nada, despatarrado, viendo el tiempo pasar y disfrutando mientras pasa.