Dispensadores de comida en Holanda

Una de las cosas que desde siempre me han fascinado en Holanda son los dispensadores de comida que funcionan con monedas y que suelen estar en establecimientos en los que puedes comprar papas fritas, frikandelos especiales y similares. El de la foto que acompaña esta anotación está cerca de Leidseplein y pertenece a una cadena muy conocida en los Países Bajos y llamada FEBO. En estos locales lo normal es echar las monedas, pillar lo que quieres y comértelo allí mismo de pié o seguir tu camino. Es una forma rápida y efectiva de conseguir comida sin hacer cola y si te hacen falta monedas hay máquinas para cambiar billetes. Lo que muchos turistas no saben es que los precios son los mismos en todo el país y son muy económicos y la calidad es INFINITAMENTE superior a la de vuestra cadena de restaurantes de comida rápida con carne de caballo favorita. El producto de la derecha es lo que los holandeses llaman croqueta y que es monstruosamente grande si la comparamos con las españolas. Las hay de carne de vaca y de ternera y el precio es de un leuro y sesenta céntimos, el mismo precio que tiene el Frikadel que está a la izquierda y que es una salchicha con especias y que está hecha con un cincuenta por ciento de carne de vaca y la misma proporción de carne de pollo. Si siempre habéis pensado que es cierto el dicho ese que sugiere que a donde fueres has lo que vieres entonces deberías parar en un local de estos a comerte una croqueta, una hamburguesa o un frikadel porque eso es lo que hacen los locales todo el tiempo. También te los encontrarás en las estaciones de tren, en los centros de todas las ciudades holandesas e incluso hay uno en el aeropuerto de Schiphol.

2 opiniones en “Dispensadores de comida en Holanda”

Comentarios cerrados.