Django desencadenado – Django Unchained

Django desencadenado - Django UnchainedCon el cine de Quentin Tarantino me pasa como al tonto de Forrest Gump con la lata de galletas. Pillas una película e igual tienes suerte y es una experiencia mística o te desilusiona enormemente. Sus trailers siempre son impecables y te dejan con ganas de ver las historias que crea pero no siempre funciona. Sin ir más lejos, con Inglourious Basterds ? Malditos bastardos me pareció mediocre y aburrida además de tremendamente larga y con Death Proof ? Grindhouse: Death Proof disfruté como un bellaco. El viernes me acerqué al cine después de salir del trabajo para ver su última película, titulada Django Unchained y que en España se ha estrenado como Django desencadenado.

Ojo por ojo y julay por julay y no te olvides del dicho que dice que con negros y moros, los buenos son los que están muertos y bajo tres metros de hormigón armado

Esta es una historia de venganza. Un pobre desgraciado que además es un esclavo y lo llevan a una ciudad para venderlo es liberado por un cazador de recompensas, con el cual se asocia para capturar a tres criminales. Tras esta misión siguen juntos y después de unos meses capturando delincuentes en fuga se bajan al sur de los Estados Unidos para buscar y liberar a la mujer del negro. Como todos sabemos, el camino se hace al andar y el de estos dos es bastante sangriento.

Me hubiera gustado decir que es una obra maestra y tal y tal pero lo cierto es que a la película le sobran entre tres cuartos y una hora. Tarantino parece sufrir el síndrome Peter “interminable” Jackson y ha hecho una película de tres horas en la que en realidad tenemos varias historias. El segmento del comienzo con el encuentro entre Django y el cazador de recompensas es sin lugar a dudas el mejor, una historia perfecta, bien hecha, redondísima y que seguramente podría haber durado media hora más y ahora estaríamos hablando de un clásico del cine del Oeste. Por desgracia lo bueno se acaba pronto y a Quentin Tarantino siempre le entra prisa por matar a los malos y pasar página y aquí no hace una excepción. El segundo segmento, con .Leonardo DiCaprio es tremendamente aburrido, parecen centrarse en el lenguaje y en regodearse en como suenan las palabras. La historia se empantana, pierde ritmo y no es más que una sucesión de minutos insulsos. Lo único bueno de este segmento es que Christoph Waltz está inmenso y se come la pantalla completamente anulando a todos los demás actores. No me explico como lo han nominado como actor de reparto cuando ese hombre es el protagonista de la película y el único que merece la pena señalar por lo excelente de su trabajo. Jamie Foxx como Django no demuestra nada, se limita a recitar sus líneas y lucir gafas de sol chulas pero no hay un solo momento en el que lo veas como un gran actor. La película pasa una hora de puro vacío y hasta que no llegamos a Candyland y han pasado unos buenos veinte minutos no recupera el ritmo. Por desgracia para entonces el daño ya estaba hecho y no hay manera de olvidar la hora de aburrimiento. Quentin Tarantino siempre parece estar haciendo la misma película, una de venganza. Siempre hay alguien que se quiere vengar y da igual en donde sitúe la acción, ya comienza a repetirse demasiado. La música no funcionó para nada conmigo y en muchos momentos aparecía de súbito como si hubiera un primo medio retardado haciendo de pinchadiscos y llegando siempre tarde a la hora de poner la música.

En fin, que aunque me gustó, tengo que decir que es una de sus peores películas. Debería hacer la versión del director metiendo tijera y bajando la duración a menos de dos horas y posiblemente la vuelvan a poner en los cines como clásico instantáneo pero tal y como está ahora, deja mucho que desear.

Si eres miembro del Clan de los Orcos por supuesto que irás a verla con los machos del clan. Violencia gratuita, más violencia y aún más y negros a los que se les llama NEGROS y no personas de color o alguna otra mariconada de esas que usamos hoy en día son cosas que atraen. Los intelectuales de GafaPasta seguro que también irán pero ve preparado, aprovisiónate antes de entrar, écha la meada y si tienes una mantita igual hasta te echas una siesta en el medio de la película.

Una respuesta a “Django desencadenado – Django Unchained”

  1. A mi en general Tarantino me gusta, tiene un no se que y un que se yo que a mi me va, pero estoy de acuerdo contigo que algún que otro bodrio se gasta…
    Salud

Comentarios cerrados.