¿Dónde está LaMasmo?

Aquellos que no sean fuertes de corazón y/o que padezcan enfermedades cardíacas quizás no deberían leer esto. Esos otros que a lo largo de las últimas semanas han desarrollado vínculos afectivos de dudosa procedencia con ese ser nacido de los insondables fangos de la infamia, quizás no deberían leer esto. Estáis todos avisados.

Parece ser oficial. El pasado miércoles tras la clase de neerlandés, pude notar y noté que la profesora se quedaba discutiendo con LaMasmo. La razón era la negativa de ésta última a comprarse el nuevo libro que necesitamos, aduciendo que puesto que se cambiaba a otra escuela en Enero en la que se iba a utilizar otro material docente, no le merecía la pena el oneroso estipendio de veinticinco euros. Mi profesora, que carece del don del entendimiento, le reprochaba que sin libro no podía venir a clase.

El viernes no apareció y tampoco hizo presencia hoy. En el recreo aproveché para sacar el tema de la gente que estaba hoy ausente, aprovechando mis sutiles dotes manipulatorias (tengamos en cuerpo presente que como poseedor del carnet de manipulador de alimentos estoy sobradamente cualificado para este tipo de tareas). Después de hacer un recorrido por los diferentes individuos que no habían acudido al evento, hice notar a mi divina profesora que se olvidaba de LaMasmo. Su respuesta fue más seca que un polvorón. “Esa estaba muy retrasada y no creo que vuelva“. Podréis comprender que me haya quedado frizado y casi sin fuerzas para escribir. Todas las esperanzas depositadas por mis amigotes y por mis sufridos lectores tiradas por los suelos holandeses y pisoteadas por una horda de vacas burros. Estoy tan consternado y compungido que no sé que decir.

Creo que esto marca el fin de una era y el comienzo de otra: “El postLaMasmo“, el más allá. ¿Habrá vida tras tamaña decepción? ¿Volveremos a sonreír? ¿Saldrá mañana el sol? No lo sé y esta noche tampoco quiero saberlo.

Quiero que sepáis que estoy convencido de que esto forma parte de una conspiración judeo masónica dirigida por el sanedrín chicharrero para impedir que la mujer más grande que ha dado el siglo XXI alcance el estrellato que se merece. Yo, que ya andaba preparando “LaMasmo, the musical“, estoy más perdido que una infanta en un Carrefour. Tendremos que vivir sin ella, sin la madre de todas las fotos …

4 opiniones en “¿Dónde está LaMasmo?”

  1. Sharingan: dímelo a mí. Gracias a LaMasmo lo he tenido fácil las últimas semanas para escribir aquí. Pese a las lenguas viperinas que me acusan de inventarla, todo ha sido real y me ha ayudado a llenar esto de contenido. ¿qué va a ser de mí ahora que no la tengo? Voy a tener que exprimirme el cerebelo para sacar material que poner aquí.

  2. Estaremos a la espera de que se meta en tu vida cotidiana algun/a nuevo friki. Aunque LaMasmo ha dejado el liston bien alto. Eso sí, lo único que ha faltado ha sido el retrato fotográfico con alguno de sus modelazos, cosa que en Internet tendriá bastante éxito. Yo mismo me pondría de distribuidor oficial para llevar un buen ¡¡¡Oh my God!!! a la boca de los cibernautas mundiales.

  3. vamos a ver, no te la liaste porque no lo intentaste, y segun tu la tia queria pimpam, yo no hubiera dudado mucho, un par de cafes, una charla en alguna tarde lluviosa, blabla, y pum, su tanga colgado como trofeo en mi cuarto

    la vida es muy breve y todo es efimero excepto el corazon de las gentes

Comentarios cerrados.