Dobles elecciones

Hoy en los Países Bajos tenemos una doble jornada electoral, que más o menos habrá concluido cuando aparezca esta anotación. Se trata de elegir a los representantes de los partidos en los ayuntamientos, que no a los alcaldes, ya que aquí el alcalde es un profesional que proponen estos representantes al gobierno, habitualmente en una terna de candidatos y el gobierno elije a uno de ellos para ser el alcalde durante un periodo como máximo de cuatro años. De esta forma, se evita el mangoneo de los políticos, el enchufismo familiar y en la mayor parte de los casos, los representantes del populacho ni siquiera trabajan para el ayuntamiento a tiempo completo. Si el alcalde lo hace bien o muy bien, es más que probable que en las siguientes elecciones una ciudad mayor le ofrezca el puesto y llegados a un punto, es probable que algún partido lo quiera como cabeza de lista o en uno de los puestos importantes, que es como una parte de los políticos holandeses han llegado al candelabro. Si el alcalde es nefasto, es más que probable que tenga que volver a su trabajo anterior ya que no conseguirá un nuevo trabajo cuando acabe su período.

Stempas para el ayuntamiento de Utrecht

A la hora de votar, hay que tener el Stempas, que es la tarjeta anterior, la cual se presenta en la mesa electoral. En este caso, al ser elecciones al ayuntamiento, solo puedo votar en la ciudad de Utrecht, que es la mía, pero en votaciones nacionales lo puedo hacer en cualquier punto del país. Además del Stempas, tengo que llevar algún medio de identificación y en el caso de delegar el voto, hay que rellenar la parte posterior y firmarla y además dar una copia de tu carné de identidad al que vota por ti. Aunque el Stempas dice que los colegios electorales están abiertos de siete y media de la mañana a nueve de la noche, lo cierto es que en la Estación Central de Utrecht y puede que en otras de las grandes del país, ponen colegios electorales y en el caso de la nuestra abre a las siete menos cuarto de la mañana, hora en la que yo ya hacía cola para votar porque ya se sabe que no creo en la hora Virtuditas y prefiero quitarme de encima el tema desde el inicio.

Stempas referéndum sobre privacidad

En esta ocasión tenemos una segunda votación, ya que estamos todos convocados a un referéndum, pero no de los de tocomocho como los truscolanes con vividores que hacen de representantes internacionales y chusma y gentuza de la peor diciendo que la poli los ataca y les rompen los dedos como a la zorra aquella asquerosa que se merece dos semanas en la cárcel gringa en Cuba. No, el nuestro es para votar si queremos una ley de seguridad que busca con más saña a los que quieren joder a la mayoría, si queremos que el estado se convierta en el Gran Hermano y aplaste con todos sus medios a quien suponga una amenaza. Veremos que tal sale, ya que todo el mundo te dice que va a votar una cosa y después vota lo opuesto.

3 opiniones en “Dobles elecciones”

  1. Cada día también estoy más desencantada con todo el sistema político. Será que al final tiene razón el anciano flacucho- semicabezaqueso y me estoy haciendo mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.