Doctor Extraño – Doctor Strange

Doctor StrangeCuando digo que hay una saturación brutal de películas con super-héroes y personajes de la Marvel y DC, no exagero. No hay que irse ni siquiera muy atrás en el tiempo, en lo que llevamos del 2016 hemos visto la fabulosa Deadpool, seguimos con Batman v. Superman: El amanecer de la justicia – Batman v Superman: Dawn of Justice, que estaba bien, después nos aburrimos con Capitán América: Civil War – Captain America: Civil War y la cosa fue a peor con X-Men: Apocalipsis – X-Men: Apocalypse y cuando ya pensábamos que no se podía empeorar, llegó la basura de Escuadrón Suicida – Suicide Squad y os imaginaréis que tras este viaje, yo no estaba con ganas de ir a ver Doctor Strange, película que se estrena también en España con el título de Doctor Extraño.

Un julay bien jodido descubre que además está mal pagao

Un neurocirujano ricachón y repelente sufre un accidente de tráfico y acaba jodidísimo. Buscando la manera de recuperar la movilidad en sus manos para seguir con su oficio, se va a Katmandú para ver si un chamán de aquel barrio lo ayuda solo que resulta que son brujos y le enseñan una especie de magia que combina los movimientos de baile de Locomía con la apertura de portales y doblar el universo conocido y hasta aquel por conocer y por supuesto, tendrá que salvar al mundo y al universo.

Lo primero es lo primero, a mí Benedict Cumberbatch me cae super-mal y las películas en las que sale ya tienen que luchar contra eso. La culpa la tiene la mandíbula que le falta, que me da un mal rollo que no veas y siempre estoy con la tensión en el cine de pensar que eso igual es contagioso, como las ladillas. El chamo, con su repelente careto, consigue que no me aburra, algo que también tiene que ver con un guión que se sale de las películas de super-héroes habituales y se limita a contarnos la historia de un julay que pasa de la cima del éxito a la depresión más absoluta y después poco menos que a la locura cuando descubre que no todo es como parece, vamos, como en esta bitácora. El personaje del doctor está muy trabajado y en todo momento es interesante, quizás incluso más que en las escenas de acción, sobrecargadas de efectos especiales en tres dimensiones y que acaban por cansarte la vista. Merece la pena mencionar a Tilda Swinton, que hace de la Viejísima, más o menos como el título que tiene Genín en esta bitácora. La película tiene un final lleno de movidas con cosas de manipulación del tiempo y tal y tal que por supuesto, escapan a nuestra comprensión pero como todo está acompañado de efectos especiales, solo te das cuenta de que no te has enterado de nada cuando tratas de pensar en la historia que te quisieron contar. En los títulos de crédito aparece el Thor e imagino que ahí tendremos la próxima aparición de este nuevo héroe en el universo Marvel. Se trataba de ir al cine a pasártelo bien y en mi caso lo lograron.

Cine de masas, para todos y cada uno de los miembros del Clan de los Orcos que saldrán de la sala bailando como Locomía en sus mejores años. No creo que sea un plato del gusto de los sub-intelectuales con GafaPasta aunque como el protagonista es uno que hace muchas películas para ellos, alguno lo usará como excusa para ir al cine a ver la peli y sentirte integrado en la masa.

07/10

Una respuesta a “Doctor Extraño – Doctor Strange”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *