Dolor y dinero – Pain & Gain

Dolor y dinero - Pain & GainA mí ver que una película la ha dirigido Michael Bay ya me pone mal cuerpo ya que me trae a la cabeza dolorosos recuerdos de experiencias anteriores, de los cuales ha quedado constancia en The Island - La Isla, Transformers, Transformers: Revenge of the Fallen – Transformers: La venganza de los caídos y Transformers: El lado oscuro de la luna – Transformers: Dark of the Moon. Este hombre lleva un palmarés de pallufos tan grandes que no sé ni como me atreví a ir al cine, pero ciertamente fui a ver Pain & Gain, película que en España se estrena esta semana con el título de Dolor y dinero.

Unos julays buscan hacer guita fácil y así mantener las hormonas de sus cuerpos abominables

Un culturista más bien fracasado quiere tener pasta y fardar y para ello maquina un plan para raptar a un julay quitarle su dinero. Se junta con otros dos del mismo ramo del culto al cuerpo, uno que ya estuvo en prisión y otro al que las hormonas han dejado acarajotado. Todo sale mal desde el principio y pronto se encontrarán en el centro de una cacería en la que ellos son la presa.

La historia es sencilla y directa y por supuesto, llena de explosiones y de acción desmedida, la cual es la firma del director. Pese a ello, tiene momentos entretenidos y en los que te lo pasas bien, sobre todo cuando se juntan los tres cachos de carne con ojos. El más competente parece ser Mark Wahlberg o quizás sea Matt Damon ya que yo no puedo distinguirlos y siempre veo un trozo de carne enorme. El más cachondo y divertido es Dwayne Johnson o La Roca, un hombre que nos ha sorprendido a todos reinventándose y demostrándonos que puede actuar y que pese a la limitación de movilidad que le provocan esos músculos atrofiados, debajo hay un profesional. La película está basada en hechos reales y más o menos lo vemos venir todo con antelación, lo cual no le quita nada. El problema es que la historia la alargan demasiado y las más de dos horas se hacen pesadas. Si le quitan treinta minutos estaríamos hablando de un peliculón y yo lo habría reconocido. Son los minutos de relleno, los cuales imagino que forman parte de los caprichos del director, los que van haciendo mella en los espectadores y cansándonos, porque eso es lo que sucede. Cada protagonista tiene su propia trama secundaria y entre todas chupan demasiados minutos. Merece la pena mencionar la actuación de Tony Shalhoub, el pobre desgraciado al que raptan para robarle el dinero y al que dejan hecho una piltrafa. El hombre aporta el toque dramático en esta historia de tres lerdos que quieren ser ricachones a cualquier precio.

Este es el tipo de cine al que el Clan de los Orcos va al completo. Pavas con tetas grandes, coches de lujo, kelis fastuosas, lo tiene todo. Es también el tipo de cine al que los sub-intelectuales de GafaPasta no van ni amarrados a una silla. Es amena y seguro que te pasas un rato agradable pero tampoco da para mucho más, así que si puedes, espera a que la den por la tele y te ahorras la pasta.

Una respuesta a “Dolor y dinero – Pain & Gain”

Comentarios cerrados.