Dragged Across Concrete

La película de hoy se puede decir y se dice que ha sido una de las metidas de pata más gordas que he hecho este año. La fui a ver hace semanas, antes de irme de vacaciones y solo la ponían en un puñado de cines, así que mirando posibilidades vi que me podía acercar a la ciudad de Amersfoort y verla allí. Lo que no noté, ni cuando miré la información de la película ni la reservé, fue que la duración de la misma era de casi dos horas y cuarenta minutos. Si llego a saber eso, voy otro día. La película se titula Dragged Across Concrete y al parecer no está previsto su estreno en España nunca jamás, ni siquiera con el literal título de truscoluña no es nación.

Dos julays picoletos se la quieren meter doblada al primo segundo del Güaca

Resulta que un poli viejo y un poli no tan viejo son algo marrulleros y cuando capturan a un malaje, que realmente es malaje, alguien los graba mientras no lo tratan con exquisito cuidado y los suspenden de empleo y sueldo por seis semanas. El viejo decide que es hora de trincar pasta para él y a través de un contacto se entera de una movida criminal y decide interceptarla y quedarse con la guita. El poli joven opta por unirse a él pese a que está con el drama de si su novia le da el sí para empalarla bajo contrato. Se ponen primero a observar el posible criminal, que no saben que crimen va a cometer, después lo siguen en coche al lugar del crimen, que averiguan al mismo tiempo que nosotros, después esperan a que se cometa el crimen y después a seguir a los criminales para quitarles lo que han trincado. Más o menos esta es la trama.

Cristo Rey, toda la primera hora la pasamos con los dos pollabobas sentados en el coche, uno durmiendo y el otro mirando, esperando que un criminal que no conocemos haga algo. Toda la segunda hora la pasamos con los dos pollabobas siguiendo otro coche, primero para ir al lugar del crimen y después huyendo del mismo, con un pequeño intermedio en el que vimos como cometían el crimen, que fue robar un banco. Los últimos cuarenta minutos son de tiros entre ambos grupos y gente muriendo de uno en uno. Los últimos tres cuartos de hora están bien pero la primera hora fue un suplicio, es lentísima, los diálogos son terribles y da igual que Mel Gibson sea un pedazo de actor, ni él salva aquello. La segunda hora mejoró un poco pero igualmente podrían haber cortado la mitad de la misma. Después tenemos las movidas raras como que los polis salen de un descampado pasando por encima de parterres de una avenida cruzando la calle en perpendicular, con tráfico, montan un pitote y los criminales no notan que eso pasa justo detrás de su coche. El nivel de volatadas es épico. En fin, que yo ya soy propenso a no gustarme las pelis policiacas pero es que esta me enervó hasta niveles muy intensos.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y te obligan a ver esto, no me extrañaría nada que trates de quemar el cine. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, seguro que te encanta.

Una respuesta a “Dragged Across Concrete”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.