Duplicity

DuplicityHay que ver lo fácil que resulta cagarla cuando el guión es un amasijo de errores. Da igual lo geniales que sean los actores que elijas y los profesionales de los que te rodeas. Al final, en el corazón de todo está el guión y si es una mierda, la película mierda se queda. Más o menos es lo que le ha sucedido a Duplicity que se estrenó en España con el mismo título hace unos meses.

Una pareja de julays se hacen la picha un lío

Una ex agente de la CIA se monta un plan con un ex agente del MI6 para hacerse millonarios o algo parecido y en el camino hacia su objetivo, los espectadores nos aburrimos hasta bostezar y la película se va al garete saltando de país en país, de hotel en hotel y de frase estúpida en frase estúpida.

Supongo que los tíos que leyeron el guión y tenían que poner el dinero eran ciegos y lo aprobaron al peso porque si no no se explica como llegaron a decidir que esto podía llegar a buen puerto. Esta es una historia con algo de espionaje industrial y mucha gilipollez en la que el guión hace agua por todos lados y cada uno de los flashbacks que usan para sorprendernos es una nueva tacha en la tapa de su ataúd. Desde el principio intentaron darle a la película un aspecto a peli vieja, a esas historias que ya no se hacen y que eran tan buenas pero después de diez minutos te das cuenta que por mucha falta de color y fotografía algo pasada que usen, el guión no da pie con bola.

Para hacerlo aún peor, la química entre Julia Roberts y Clive Owen brilla por su ausencia, parecen estar en películas paralelas y en todas las escenas en las que salen juntos uno siempre tiene la sensación de estar viendo algo falso. Del resto de los protagonistas mejor no hablar porque no hay nadie que se salve.

Un gran fiasco que espero olvidar bien pronto y que no recomiendo a nadie.

03/10

2 opiniones en “Duplicity”

Comentarios cerrados.