El aprobado

Después del pallufo tan grande que tuvimos con la Primera Esposa del Turco, ahora que está buscando a la madre del resto de sus herederos, hemos tenido que crear y ejecutar un proceso de control para el tema. Así, en los últimos años, el me presenta a las candidatas y yo doy el aprobado o las condeno y él sabe que en la casa de sus padres cuenta mucho si viene con el sello de mi aprobado. Han ido pasando las candidatas y a la única hasta ahora que le di un veredicto positivo fue a una muy mona que era hija de un millonario y mi aprobado era por lo conveniente que resulta el emparentar con los ricachones pero incluso cuando leí mi veredicto, él tenía claro que aquella relación no iba a llevar a ningún lado porque había varias cosas de aquella chama que no le molaban. Como no me paga las horas de trabajo en el tema, me niego a conocer a cualquiera que no sea una firme candidata y así, en el último año no hemos tenido ninguno de estos encuentros, hasta ayer, que le llegó la hora a la nueva candidata. Llevan juntos seis meses y hace cosa de tres semanas que me junté con el Turco para contarme todo lo que había pasado entre ellos y para preparar el camino para la ceremonia del aprobado. Ayer me pasé por Amsterdam con dos misiones fundamentales. La primera era ver su keli, en el Herengracht, el canal más pijo de Amsterdam y en el que está la casa del Alcalde de la ciudad y el Turco dice que si la calle es buena para ese también lo debe ser para él. La keli impresiona, es como vivir en el centro de Disneilandia, o en este caso, Amsterlandia, tienes la keli de la judía aquella que mataron los nazis a poco más de cien metros, el palacio real a cien metros, la iglesia en la que pegó el bragetazo la argentina a cien metros o sea, que aquello es la Zona Cero de la ciudad. El apartamento está bien aunque da un poco de grima el edificio, que tiene pinta que allí han muerto una cantidad brutal de gente a lo largo de los siglos, que en esa casa por la noche tienen que gozarse unas procesiones de fantasmas que no veas. A la casa le puse solo un pero y el Turco ya lo está subsanando, no es ecológica, tiene un control de calefacción de hace milenios que no permite programarlo, así que ya le he dicho que lo arregle y ponga uno nuevo con el Güifi y todo y así puede hablar con su keli.

El segundo punto era el del aprobado y para la ceremonia, la pava se puso un traje de noche y estaba más tensa que las cuerdas de un violín. Sabía que su futuro catando salchicha turca estaba en entredicho. La examiné y respondió a todas las preguntas, me enseñó sus redes sociales, vi las fotos de sus familiares en primer y segundo grado para calcular lo feos que pueden ser los chiquillos y al final le di el visto bueno con algunas notas. De entrada, tiene veinte años menos, así que algo raro le debe pasar cuando busca machos que pueden ser su padre. No se escora a un lado como la madre del rey ni habla echando burbujitas con lo que lo que quiera que sea que la hace fallar en el tema, no es visible ni parece tener un impacto en el resto de sus funciones. La otra nota es que ni de coña, repito, ni de coña, voy al bodorrio porque YO NO HAGO BODAS y el Turco le confirmó que a mí ni me invita para que no le haga el desaire de nuevo. La chama lo flipaba. Lo que ella no sabe y yo sí que sé es que hay una alta probabilidad de que le de el finiquito en primavera, que yo conozco a mi amigo y cuando lleven un año juntos le entra el frenesí y la bota. La pava es casi más pija que él, que ya es decir, que entre los dos estamos hablando de cuatro ifones, al menos tres iPad en la casa, dos portátiles de la manzana que yo viera y la cosa de la tele y vete a saber qué más. En eso hay compatibilidad plena. Aunque no acudiría al bodorrio, sí que quiero que me graben, si se produce, el momento en el que a él lo introducen a sus padres, ver la cara del padre cuando se topa con aquel viejo que se pule a su hija. También me molaría mazo ver la cara del padre del Turco cuando descubre que la que puede darle su primer nieto no es Jalal-jalal, es una infiel obviamente condenada al infierno.

6 respuesta a “El aprobado”

  1. Evelyne, lleva un año aquí pero hasta ahora no tenía una buena candidata. La última que me presentó fue en Turquía. Hasta no hace mucho estaba evaluando cuatro pavas pero parece ser que ninguna cuajó.

  2. Para lo de la calefacción yo instalé un sistema de Netatmo que va como dios. Lo tengo programado por días y franjas horarias, pero me puedo saltar la programación desde el móvil. Y encima tengo que reconocer que farda un huevo, es chulísimo. Tú lo programas para llegar a casa a tal hora, y el cacharrito controla cuanto tiempo necesita encender antes la caldera para que tú al llegar tengas las cachas a gusto. Mola.
    Respecto a la pava del turco… que lo pasen bien mientras dure.

  3. Aquí también se venden otros. Uno muy popular es Honeywell, después tenemos Nest de GooglEvil y hay incluso una opción local llamada Toon que es muy popular y si firmas un contrato de cinco años con algunos de los proveedores de energía, te lo regalan, pero como te venden la electricidad y el gas mucho más caro, al final se lo pagas quince veces en ese período.

  4. Yo lo que estoy pensando es en poner un enano truscolán para que me encienda los tres tipos distintos de calefacción que poseo, lo malo es que roban y comen mucho, son muy marranos y traidores y vete tu a saber no creo que compense… 🙂
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.