El árbol, la bruja malvada de la primera planta y yo

De siempre se ha sabido que si yo tuviese CaraCuloLibro como Virtuditas que está enganchada como una perra o Genín, pues sería una bellísima persona, mucho menos problemática en la oficina, como puede confirmar y confirma la bruja malvada de la primera planta, que es nuestra directora de recursos inHumanos y que si tiene que actualizar el estado de su relación conmigo probablemente siempre use el de es complicado a menos que ya hayan puesto el de lo odio que sería más apropiado. Ya en su día, allá por un pasado que se me antoja lejano, comenté en el Árbol triste de Navidad y hasta vimos una foto, que en la empresa torturaron hasta morir a uno de esos árboles y lo dejaron agonizando en nuestra planta. Yo, modesto y sencillo y humanitario como ninguno, entré en el sistema de la empresa una queja formal con la máxima prioridad, la Urgente, pidiendo que nos ahorraran el sufrimiento y no lo vuelvan a poner más dado que no podemos hacer nada con el mismo. Mi queja fue cerrada como RESUELTA el primer viernes de enero cuando retiraron el árbol ya bien muerto pero de corpore insepulto. La bruja malvada de la primera planta sabe que hice una campaña brutal en contra de ella por eso y que muchos se unieron a mi bando. Pasó el año y hoy apareció un nuevo árbol en nuestra planta, algo que alguien ya se había chivado y me había dicho que ocurriría desde el lunes y además, me habían dicho que nos dejarían decorarlo. Resultó una mentira a medias o una verdad diluida en estiercol. Sí, nos dejan decorarlo pero solo con cosas que han dejado en una caja junto al mismo y se nos prohíbe expresamente el uso de luces por un supuesto riesgo de incendio que no parece existir en la entrada del edificio, en donde las hay. También se nos dice que la culpa la tiene la empresa propietaria del edificio, que lo prohíben ellos, y resulta que los vecinos, los de la empresa deportiva con nombre de diosa griega, ellos, que están en el mismo edificio, tienen un montón de árboles con luces, lo cual llama la atención si el dueño es el mismo. La bruja malvada de la primera planta mandó su correo al mediodía pero por circunstancias dramáticas de la vida, yo hoy no he tenido un ordenador durante casi todo el día porque me han elegido como el Elegido, la primera persona que ha sido actualizada a güindous 10, que por si Virtuditas no lo sabe, es eso que funciona en todos los ordenadores que no son blancos y que valen un ojo de la cara. Como me quitaron mi equipo para actualizarlo y estaban haciendo cosas con mi correo, no me enteré hasta casi dos horas después de esa limitación de nuestra libertad. Esta vez, en lugar de poner una queja en el sistema, le mandé un correo electrónico con copia a los miembros del comité de empresa y a mis compañeras de trabajo, esas que comparten meadero con la bruja malvada de la primera planta e incrementé el tamaño al máximo que permite el Outluc de la frase con la prohibición y añadí al comienzo un texto simple y directo: ¿DE VERDAD? Uno de los compañeros de la primera planta me dijo que aquella estaba ya con la olla al fuego echando cosas y preparando la poción para envenenarme. También me pidieron si les podía comprar yo las luces, de esas que funcionan con pilas, se las doy a ellos y después me culpan a mi por mi irresponsabilidad al cometer tremenda infracción y si la bruja malvada de la primera planta tiene los ovarios para ir a por mi, yo me encargo que en las próximas tres semanas se bloqueen las ventas en los dos mercados en los que mejor funcionamos por sospecha de irregularidades en el seguimiento de las normativas y veremos como se le cae el pelo cuando el presidente reciba algún soplo indicándole la nimiedad que puede resolver el conflicto. Alternativamente, como en el correo se prohíbe expresamente el uso de iluminación eléctrica, yo había pensado en comprar un montón de velas negras y colgarlas del árbol y encenderlas, ya que al parecer velas encendidas en un objeto de madera no son peligrosas para hacer un incendio. También estoy considerando el mover mi venerada muñeca de vudú que compré en Nueva Orleans a la oficina, llenarla de alfileres y mandar un correo a todos animándolos a poner en la misma algún pelo de aquella persona a la que le quieran hacer un regalo super-hiper-mega especial y clavarlo en la muñeca con un alfiler pidiendo su deseo, que seguro que se lo conceden y en el mismo correo puedo sugerir que yo ya tengo un matojo de pelo de la bruja malvada de la primera planta y mejor se va buscando una buena iglesia y roba toda el agua bendita que pueda y la añade a su alimentación, por si acaso.

4 respuesta a “El árbol, la bruja malvada de la primera planta y yo”

  1. La próxima vez que haya un ejercicio de evacuación en caso de incendio, cuando todos estén saliendo en manada le agarro un mechón bajuno.

  2. Sois lo peor de lo peor, siempre…. cuanta maldad.
    Yo acabo de colocar mi decoración en el trabajo, y la de casa ya fue el pasado fin de semana. Me -en-can-ta. Y he puesto lucecitas dentro de una campana de cristal encima de mi mesa. Superchulo me ha quedado este año.
    PD.- En el curro no tengo ordenador manzanita, lo sepas, que son unos cutres…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.