El azar se pasa por el forro a la estadística

Cuando la cadena de multicines a la que estoy abonado desde el año 2007 y a la que le pago la friolera de diecinueve leuros al mes por el privilegio de ver cine ilimitado añadió los cines de la cadena Cinemec a mi abono, abrió todo un nuevo universo para mi. En la ciudad de Utrecht solo tienen un multicines con tres salas, el Pathé Rembrandt con lo que mayormente viajaba a Amsterdam y alguno de los cuatro multicines que tienen allí o a Amersfoort para poder mantener mi totalmente imposible ritmo de películas. El Cinemec Utrecht tiene siete salas y en el verano abren un cine al aire libre en la azotea, el cual vimos en la anotación Cine al aire libre.

El 4 de junio del 2016 fui por primera al Cinemec en Utrecht para ver All Roads Lead to Rome y ese evento quedó registrado en la anotación Un nuevo cine en mi circuito y en Utrecht, aunque la película resultó ser un paquetón que no veas que me dejó temblando de puro miedo, aunque el cine me pareció fabuloso. Al principio no iba a menudo y buscaba la ruta más óptima desde mi casa al cine en bicicleta pero con el tiempo encontré mi ruta, por Kanaalweg, junto al agua, viendo casas-barco y en un entorno precioso. Desde aquella tarde y durante los siguientes ocho meses y trece días he ido a ver cuarenta y cinco películas en ese cine y el azar se ha emperrado en que no pisara la sala 7. En el tiempo en el que tuvieron el cine al aire libre en la terraza de la azotea pude ver dos películas allí y de las otra siete salas del cine, una de ellas parecía maldita.

Jartón de Cinemec

Según las leyes de la estadística, mis visitas se deberían repartir uniformemente por las salas pero no es el caso. Podemos excluir la sala 1, la que ellos llaman premium. Tiene un proyector láser y un sonido fabuloso, es enorme y tengo que pagar dos leuros sobre mi abono mensual si quiero ver algo allí. En todo el tiempo que he ido a ese cine, esa circunstancia se ha producido en tres ocasiones. En las otras seis, de la número 2 a la 6 he ido con frecuencia a todas ellas pero siempre que reservaba y la película la daban en la sala 7, diluviaba, quedaba con gente, había hielo o se acababa el mundo y todos mis intentos eran baldíos. Llegué al punto de mirar las películas que ponían en esa sala para ir a ver lo que fuera pero siempre tenía un caramelo más rico en otra. Ayer por fin logré ver no una sino dos películas en la sala 7. Llegué al cine con miedo a que las cancelaran vista mi experiencia previa. Resultó que por dentro es como las otras, hasta tiene una pantalla en la parte delantera, un proyector en la parte de atrás y las filas de butacas en rampa para que los cabezones y las pelúas no te impidan ver la película. Con estas dos películas en esa sala culmina mi conquista del cine que seguramente será el que visite con más frecuencia durante el 2017. En todas las salas salvo en la 1 o en la pantalla de la azotea, siempre, siempre, siempre me siento en la tercera fila desde la pantalla y en la foto se pueden ver un montón de Rij 3, que se puede traducir como truscoluña no es nación o fila 3. En la azotea pillaba primera fila en una tumbona y en la sala Premium el punto dulce en el que no tienes a nadie por delante y puedes ver la pantalla, solo la pantalla y nada más que la pantalla esta en la fila 7.

Al regresar a mi casa, pasada la medianoche, celebré este hito histórico con unos dos kilómetros de bicicleta sin poner las manos en el volante. A esa hora no hay tanta gente en el camino y si doy bandazos el único que corre peligro soy yo, aunque igual estaba sembrado porque logré mantener una línea recta casi todo el tiempo. Desde hoy al domingo, todos y cada uno de los días pasaré por ese cine.

3 opiniones en “El azar se pasa por el forro a la estadística”

  1. Fila 3, eso es un poco adelante de más, no? ves la pantalla completa sin mover la cabeza??

  2. Sí la veo. En la cultura eurojulay, la gente se sienta al final del cine porque allí al parecer se ve mejor, aunque a mí solo me parece que se ve más del tamaño de una tele. En la cultura gringa se sientan en la punta de adelante, como un servidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *