El blues de Beale Street – If Beale Street Could Talk

Llegamos a otra película con nominaciones a los Oscars, tres, aunque la interesante es la de mejor actriz principal. Esta, no es que se haya estrenado en la filmoteca, es que no se han molestado en poner el trailer o al menos no lo han hecho cuando yo voy al cine y con más de doscientas películas al año, me pareció raro. Acabé viéndola en una sesión de mañana en la que la mayoría de los que llenan la sala vienen a la misma porque por un leuro y medio sobre el precio de la entrada, tienen desayuno gratis en la filmoteca y eso parece que mola un montón. La película se titula If Beale Street Could Talk y en España se estrenó al final de enero con el título de El blues de Beale Street.

Una julay de color se encoña de un negro que enchironan por ese malaje tan grande que llevan dentro.

Después de un comienzo con un texto chorra como para darle un toque poético, tenemos que un negro y una negra que se conocen de siempre se han enrollado y parpadeamos y el negro está en la cárcel por lo malaje que es o así y ella está empreñada y se lo cuenta primero a él y después a los suyos. A partir de ahí, vemos como fue la historia que lo llevó a la prisión y lo que sucede allí o algo así.

Se dijo y se repitió de siempre que las películas que pretenden contarnos una historia llevándonos por dos líneas temporales distintas en paralelo raramente funcionan conmigo y este es un excelente ejemplo. Seguramente si la historia hubiese sido lineal le habría puesto tres o cuatro puntos más pero por la forma en la que la contaron, me aburrió y me desesperó e incluso me irritó. Básicamente, ya sabes como va a acabar y las dos horas de camino a mí me la sudaban enormemente. Si añadimos que el director debe haber sufrido un ictus o es acarajotado y le faltó un aire al nacer y pone escenas interminables en las que no sucede nada, en las que se supone que en algún momento llegaremos a un punto pero esto no termina de pasar. Lo más interesante para mi fueron los escasos momentos con blancos, el judío que les va a alquilar un espacio para mi fue lo mejor de la película y el abogado que lo tiene que defender y que sabe que lo van a declarar culpable sí o sí porque es negro, también está fabuloso. Para la madre de chica, la actriz Regina King y que está nominada a mejor actriz secundaria, tiene una escena pensando si se pone o no una peluca en la que si la tengo delante le cruzo la cara a bofetones para que se decida de una puta vez.

Esto debería tener carteles prohibiendo la entrada a los miembros del Clan de los Orcos. Probablemente es el tipo de cine que mola a los sub-intelectuales con GafaPasta para echarse la siestita en el cine y después restregar al resto su superioridad intelectual. Para mí, una historia aburrida.

Una respuesta a “El blues de Beale Street – If Beale Street Could Talk”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.