El Bokbierfestival 2012

A veces me pregunto lo maravillosa que sería mi vida si yo fuera dosputocerolista. El viernes me apalancaría en el sofá en mi casa, abriría una cerveza, cogería el iPad y mataría las horas con mis maravillosos y fabulosos cientos de amigos dosputocerolistas comentando el programa televisivo de turno. Tiene que ser increíble el poder tener una vida así. La mía está llena de tensión, presiones y citas que se suceden sin prisa ni pausa y si quisiera sentarme a ver la tele, solo podría ver la primera cadena holandesa ya que cancelé mi suscripción al resto de los canales puesto que me parecía tirar el dinero pagar para no verlos. El sábado por la mañana me levantaba a las ocho para desayunar unos churros. Después, cogía una de mis bicicletas y me iba a la estación de Utrecht y desde allí salía para Amsterdam. Mi plan era hacerme una sesión doble de cine. Hacía un frío de que te cagas, con dos grados por la mañana que te secaban la piel de la cara instantáneamente. Tras el cine, en lugar de regresar a mi casa, fui a Hilversum para encontrarme con el Moreno y cenar juntos en el Cartouche, eso que siempre comemos. Acompañé la comida y la tertulia con Erdinger, mi cerveza blanca o de trigo favorita, algo que saben todos mis amigos y por eso me regalan cantidades industriales.

Erdinger

Erdinger, originally uploaded by sulaco_rm.

Tras cenar, regresamos a Amsterdam (o más bien, regresé yo, ya que él iba por primera vez ese día). Nuestro destino era el Beurs van Berlage, el edificio que su usaba para el mercado de valores y que ahora es más bien un lugar para exposiciones y saraos. Nosotros íbamos a la trigésimo quinta edición del Bokbierfestival, el evento más importante del universo conocido y ese en el que celebramos que no somos terroristas musulmanes de mierda y podemos comer carne de cochino y beber alcohol como cosacos. Llegamos a las siete de la tarde y tras comprar nuestro vaso (que es la entrada) y monedas para tomar cuatro cervezas, fuimos a pedir nuestra primera cerveza:

Ezelenbok en el vaso oficial

Ezelenbok en el vaso oficial, originally uploaded by sulaco_rm.

Optamos por la Ezelenbok, la madre de la épica y legendaria Ijsbok. Esta cerveza ha sido proclamada como la mejor cerveza FUERTE de otoño (literalmente de CABRA, que es lo que significa Bok) de este año 2012, algo que mostraban orgullosos en un cartel:

Ezelenbok - Número 1

Ezelenbok – Número 1, originally uploaded by sulaco_rm.

Esta cerveza también me gusta un montón y lo único que me frena a la hora de comprarla es que la venden únicamente en botellas de tres cuartos de litro y una vez abres una te la tienes que beber y creedme, si te tomas una tú solo, te transporta a algún lugar más allá del arco iris. Se nota que estamos en época de crisis porque el Bokbierfestival no estaba tan concurrido como en años anteriores, la gente parece que no está dispuesta a gastarse dos leuros y medio por unas cervezas que se producen en pequeñísima cantidad y que es prácticamente imposible conseguir fuera del circuito de festivales. Yo prefiero ahorrar en mi contrato de televisión, no poder tener la posibilidad de ver cientos de canales y a cambio ahorrarme diecisiete leuros al mes que uso para otras cosas, como el festival de la cerveza de cabra. Pese a no estar lleno, la sala principal del antiguo mercado de valores estaba concurrida y había buen ambiente:

Nos encontramos con un grupo de compañeros de trabajo que estaban bebiendo allí desde unas horas antes y para cuando los vimos estaban más pasados que el careto de la Princesa del pueblo. Entre ellos estaba un británico que sigue regresando a Holanda todos los años solo para ir al Bokbierfestival y que tiene el puto Síndrome del Elegido. Voy a tener que empezar a usar AXE o algún desodorante más drástico porque la gente me adora y me quiere una hartá y eso que soy asocial. El británico me vio y se chifló. Me abrazaba, me levantaba en el aire, me besaba, me agarraba como si fuera una mascota y yo no podía escapar, sobre todo porque me saca treinta kilos como poco y nosotros los delgados somos muy frágiles. A todas estas, un director de mi empresa me ve, se acerca, también borracho y venga con el puto Síndrome del Elegido, también a abrazarme, besarme y demás. Se pelearon entre ellos por ver quien era el que debía hacerlo y entre tanto forcejeo alguno me arreó un mandoblazo en un ojo, algo que en ese momento no noté, ya que trataba de deshacerme de ellos y huir. Más tarde llegaron otros amigos con los que sí que habíamos quedado y allí éramos una multitud.

En un festival de cerveza en el que te mueves con tu propio vaso, es muy importante que lo laves entre consumiciones y para eso hay varios lugares repartidos por el recinto en los que lo puedes hacer. El siguiente es un documento de un valor calculable que muestra como hacerlo con propiedad:

Por supuesto, tan importante como lavar el vaso es llenarlo de una cerveza rica. Creo que ya llevaba como siete cervezas bok encima cuando hice el siguiente vídeo, así que no es de los mejores que he hecho en mi vida y tampoco me preocupa. Me estaban sirviendo una cerveza Ezelenbok, bueno, una para mí y la otra es del Moreno. Observaréis que el llenado se hace en varias etapas:

En algún momento de la velada o en varios de ellos, nos acercamos a la sala en la que tocaba la banda The Stirrs, que en el siguiente vídeo cantaban una canción con una sola palabra, Gezellig, la cual ya ha sido explicada en ésta la mejor bitácora sin premios en castellano y que resume el estado en el que nos encontrábamos todos allí:

Salimos de allí unas horas más tarde, casi cuando cerraban, pasadísimos, es decir, borrachos y contentos y fuimos juntos a la estación central de Ámsterdam en donde cada uno siguió su camino. Mi tren me llevaba hacia Utrecht central y para ser una hora tan tardía, iba petadísimo de gente:

Regresando en el tren

Regresando en el tren, originally uploaded by sulaco_rm.

Para evitar dormirnos, el Moreno y un servidor mantuvimos el canal de comunicación abierto durante todo el regreso a casa lo cual incrementa la dificultad, ya que si es difícil llevar una bicicleta cuando vas borracho, lo es aún más cuando vas borracho y hablando por teléfono. De alguna manera lo conseguí. Al llegar a mi casa fui directo a la cama y al día siguiente, al levantarme diez horas más tarde que fueron nueve por el cambio de hora, tenía el ojo izquierdo cerrado y totalmente inyectado en sangre.

En fin, debe ser cierto eso de que el amor mata, a mí me dejó con un ojo rojo …

5 opiniones en “El Bokbierfestival 2012”

  1. Genuina fiesta de la cerveza que saben montarse los julays del norte. Yo lo más parecido que he vivido es la pseudofiesta oktoberfest que montan cada año en Platja d’Aro, cada día más venida a menos y orientada al lucro de los que la montan. Creo que nosotros como genuina deberíamos montar la August Sagría Fest,

  2. Digo yo que si hay cerveza de cabra, la habrá de cabrón ¿No?
    Y será mas fuerte aún claro.
    Yo creo que la cerveza les hace desinhibirse y tíos como el británico por citar a uno deben de ser algo maricas y se les sale, por eso te besan y abrazan con la disculpa de la cerveza…jajaja
    Por eso viene el tío todos los años para agarrar la pea darte lenguazos y babearte, ten cuidado a ver si es de los que dan y te abre un agujero nuevo, como hacia Tarzán por falta de acierto…jajaja
    “Tarzán ser fuerte, abrir agujero nuevo”…jajaja
    Salud

  3. Genín, los cabrones somos los que tomamos la cerveza de cabra. Sobre lo del cariño alcohólico, es algo que todos hemos vivido. Este es el primer año que me pilla (y espero que el último).

  4. La verdad es que a una jornada de estas de cervezas si que me apuntaría yo, lo malo es no poder conseguirlas después.

  5. Es peor no llegar a probarlas. Por eso vamos año tras año. Con la bokbier el sabor además cambia cada temporada, así que lo que un año es buenísimo, al siguiente puede ser detestable. Son cervezas realmente artesanales y con exóticos ingredientes, como caramelo, chocolate, cerezas, arándanos …

Comentarios cerrados.