El contable – The Accountant

He comentado en varias ocasiones que una vez cada mes y medio la cadena de cines a la que estoy abonado nos invita a una sesión de pre-estreno con comida y bebida gratis y tras la pausa veraniega, la primera de esta temporada fue la película que voy a comentar hoy, titulada The Accountant y que se estrena en España la semana que viene con el título de El contable.

Un julay friki cuenta y mata y mata y cuenta con ilusión y fantasía

Un chamo medio autista trabaja de contable pero es como muy especial, ya que fue educado por su padre para convertirse en el legítimo heredero de Rambo y teniendo clientes algo peculiares y problemáticos, cuando se cabrea con ellos hace una limpiada que no veas en la que no sobrevive ni el Cristo crucificado. Comienza a trabajar revisando las finanzas de una compañía y cuando descubre que han robado sesenta millones de dólares y el dueño decide acabar el contrato, se rebota todo y allí la diña hasta el apuntador mientras el chamo además se encoña de una piba a la que le olió el potorro y como que se encandiló.

Cuando comenzó la película daba por sentado que me quedaría dormido al poco rato porque este es el tipo de género que a mi me mata de aburrimiento. Tengo que reconocer y hasta reconozco que me equivoqué, el guión, la dirección, la interpretación, todo en la peli funciona conmigo perfectamente y desde el principio me enganchó. La historia es brillante y la interpretación de Ben Affleck es fantástica. Borda su papel de tipo rarito y cuando se despiporra y se pone a matar gente, es de fábula. También Anna Kendrick nos recuerda que es una de las actrices de las que más hablaremos en las próximas décadas y aquí está perfecta. Antes de la traca final, me dio la impresión que la película estaba perdiendo el ritmo y me veía reduciendo los puntos que le iba a dar porque se les acabó el combustible pero fue una falsa alarma o como cuando el mar se retira preparando la siguiente ola. Lo que viene al final es brutalmente fantástico, una escena increíble y con un giro que aunque me lo barrunté un poco, sube el nivel de la película un montón. Esto es cine de entretenimiento y lo consiguen de pleno, la peli es un gustazo de ver y probablemente yo sea un bestia pero eso de tener un chamo que nos ahorra la bobería moral y que cuando quiere matar a alguien lo mata de golpe y porrazo y nos ahorra la cháchara, eso se aprecia un montón.

Yo volvería a verla con los miembros del Clan de los Orcos para aullar con ellos en el cine y celebrar las salvajadas. Estoy convencido que más de un sub-intelectual con GafaPasta se las quitará y se pondrá un peluquín para que no lo identifiquen e irá a verla. Una de esas que no hay que dejar pasar.

2 respuesta a “El contable – The Accountant”

Comentarios cerrados.