El día después de reírnos tanto

El relato comenzó en Un viaje a Granada via Málaga

La mañana siguiente para mí comenzó a las once y media de la mañana o más o menos por esa hora. Lo malo del ron ese Barceló platino es que tiene una resaca horrorosa, de esas que recuerdas durante mucho tiempo y que me harán evitarlo como al agua sucia. La culpa de todo esto la tiene como siempre el presidente Zapatazos, creador de la infame Alianza de las inCivilizaciones por su asquerosa ley anti-tabaco que nos incita a los que odiamos y despreciamos a los fumadores hasta el infinito y mucho más allá a permanecer en los locales porque allí dentro se está tan a gustito y terminamos bebiendo más de la cuenta.

Como er Pisha de Caí no salió, el solo tenía los efectos colaterales de haber estado el día anterior esquiando, con agujetas y dolores varios. Lo mío y de Waiting era más antológico. El Niño tenía una mezcla de resaca con cansancio por el Snowboarding del día anterior, ya que él prefiere esa variante de deporte blanco. Nos sentamos en el salón de la fastuosa casa que teníamos alquilada y la verdad que dábamos lástima. Comimos algo y después de ducharnos decidimos salir a dar una vuelta, algo a lo que Waiting decidió no apuntarse y se regresó a la cama. Una lástima que no la hayáis podido ver en esas sus horas bajas ya que os habría hecho añicos esa imagen idílica que os hacéis de nosotros, los Grandes Autores de Bitácoras, que cada vez que conozco a alguien que lee la bitácora tengo la impresión de que nos tienen puestos en unos altares preciosos y nos visten con esos trajes horrorosos de las vírgenes católicas y se creen que nosotros nos pasamos el día sobre la columna esperando que vengan los devotos a pedirnos milagros ?? 

Mientras Waiting seguía durmiendo, nosotros salimos a la calle y er Pisha no tuvo otra genial idea que ir a la Plaza Nueva y sugirió el subir de nuevo al barrio de Sacromonte y al mirador de San Nicolás pero andando. Parecíamos los miembros de alguna murga al final de los carnavales. Íbamos renqueando por las calles y aprovechábamos cualquier excusa tonta para detenernos mientras la conversación volaba en inglés y holandés. Aunque no somos azules, er Pisha y un servidor al lado del Niño parecíamos dos pitufos. De alguna manera y tras mucho sufrimiento llegamos hasta el mirador y obligamos al Niño a sentarse allí para hacerle unas fotos. Como estábamos cansados y el Niño parecía ausente o quizás francés intelectual sin gafas de pasta, comenzamos los dos a hacerle fotos sin parar con la Alhambra y Sierra Nevada al fondo. El Niño solo se quería morir y nos mandaba a hacer puñetas mientras nosotros le seguíamos haciendo fotos y le pedíamos que girara la cabeza o que sonriera. Con cámaras que impresionan y un cacho de carne rubio de un metro noventa y seis, la gente se empezó a quitar y nos dejaron toda la baranda para nosotros, que seguíamos haciendo fotos sin parar. Después de un par de minutos, la más atrevida se acercó y preguntó al Niño susurrando a grito pelado: Are you famous? que sonó más bien como ¿Arrrrrr yú feimos? Nosotros nos partíamos la polla de risa porque allí todos pensaban que era alguna celebridad extranjera o un super-modelo y por eso nos miraba como con desprecio, porque en realidad estaba posando y estaba muy metido en su papel y en su trabajo.

Cuando nos cansamos, abandonamos el lugar con cientos y cientos de ojos mirándonos y comenzamos la bajada por la misma ruta que hice el día anterior con Waiting. En el camino se nos ocurrió una idea genial para una historia de esas tontas y sencillas que al parecer no se le ocurren a todo el mundo y que seguimos desarrollando durante el día. Regresamos al piso y Waiting ya era de nuevo casi un ser humano bondadoso y lleno de glamour y decidimos irnos a almorzar. El día estaba un poco más fresco que el anterior pero aún así, encontramos un sitio para tapear y allí nos sentamos. Er Pisha sugirió zumo de tomate para aliviar los efectos perniciosos del alcohol y alguno se tomó más de un vaso. Tras comer, inicialmente íbamos a morirnos en la casa pero de alguna manera comenzamos a derivar hacia otros territorios y terminamos caminando por la zona en la que vivió er Pisha cuando estudió en la universidad de esa ciudad y nos tomamos unos cafelitos mientras matábamos la tarde con mucho dolor y sufrimiento. En un supermercado de la zona compré un montón de tubos de leche codensada para llevarme para Holanda, que aquí solo la hay en latas y yo la uso mucho para los Lacitos de hojaldre que solo necesitan un poco y además mi amigo el Rubio hace unos Barraquitos que están del copón y como siempre se queja que las latas son demasiado grandes, le doné la mitad de los tubos que compré.

De alguna forma el día voló y para cenar nos fuimos al mismo sitio en el que almorcé el día anterior solo que en esta ocasión, en lugar del bar de la planta baja, subimos al restaurante que tienen en la planta superior y estuvimos más tranquilos. Ese día decidimos no parrandear y nos regresamos al piso tras la cena, aún agotados y acabados. Estuvimos todos tirados en el salón hablando y riéndonos con los programas que dan en la tele y nos fuimos a la cama temprano, que aunque parezca que no fue un gran día, sí que se nos hizo largo de que te cagas.

El relato acaba en De Granada a Málaga, un almuerzo y un salto hasta Amsterdam

19 opiniones en “El día después de reírnos tanto”

  1. Se puede tener un buen dia, pero no con Ron Barcelo Platino. Lo mio definitivamente son mas los rones venezolanos que los de mi tierra ganan premios por algo 🙂

  2. Los míos también son los rones venezolanos y definitivamente, no los blancos. El ron ha de ser amarillo, el blanco siempre da resaca.

  3. Es hasta ofensivo comparar un Santa Teresa o un ron Cacique con eso que bebimos, aunque como salimos con el equipaje de un equipo de fútbol y nos lo pasamos bien, se lo perdonamos.

  4. No veo a Waiting con mala cara…… la imagino glamurosa y fantástica hasta con resaca.
    Vaya fin de semana de lujo que os pasasteis. Me pasé por aqui para ver si hay postal del mes de Abril, ya se que todavía es día 1 pero no me la quiero perder.

  5. La postal de abril se anunciará esta noche y puedo asegurar y no aseguro sino que afirmo que es la joya de la corona y la más espectacular de toda la colección, una auténtica pieza de coleccionista que encandilará hasta a los tuertos, ciegos y pollabobas con perfil en el CaraCuloLibro. Como la voy a poner a propósito en un viernes, aquellos que me ningunean y hacen que caigan las visitas durante el fin de semana se arriesgan a perder esta oportunidad única e irrepetible para conseguirla y solo hay diez ejemplares de esta pequeña maravilla.

  6. Aliena: Glamurosa y Fantastica eres tu!. Que linda con tus palabras, como se nota que me quieres no como el malvado de Sulaco. Besitos!

  7. Ya lo dije yo, te tienen como una Virgen sobre un pilar vestidita con tu canesú rosado y tu miriñaque. Es el efecto de Distorsión de la realidad que provoca el escribir una bitácora y haber sido una de las grandes bitacoreras de la Bobosfera cuando escribías, que hoy en día estás como si dijéramos retirada. Hoy mismamente celebramos los cuarenta y dos días desde que publicaste la última anotación, allá por febrero.

  8. Deja la envidia que no es sana. Y si no supiera que eres muy Joven pensaria que eres una vieja de mas de 80 con esas palabras que usas:
    canesú rosado y miriñaque. Jejeje. Besitos. TQM

  9. sulaco, yo entré dos veces al blog de Waiting, y creo que hablo por Aliena tambien cuando te digo que si la vemos con buenos ojos NO es por escribir nada, es por haberla conocido, que personalmente a mi la resbala el si escribe bitácoras, tiene un programa en la tele o pinta poemas en papel higiénico. Es un encanto de mujer, educada, agradable, y aún encima guapísima, y es lo que hay.

  10. Olé Virtuditas! totalmente de acuerdo contigo. Yo también leo el blog de Waiting, me leí todas las anotaciones atrasadas desde que lo descubrí, me transmite mucha dulzura, es como si pintara el mundo de rosa (llevas miriñaque?) en cada relato. Sulaco, muy mal eso de poner la postal un viernes, que hasta el lunes no puedo entrar para pedirla.

  11. Waiting, las palabras esas que nombras las tuve que buscar en el RAE porque se me habían olvidado. Te terminaré poniendo el altar por aquí dentro para que tus fieles te puedan dejar sus peticiones ji ji ji

  12. Virtuditas, Aliena: Gracias por tanto amor. La verdad es que ustedes son mas dulces que un algodon de azucar, lindas. Un beso enorme.

  13. Genin! Tan lindo 🙂 Di que si! Jejejeje. Besos (no escribo mas que el Sulaco se pone celoso si hay otro santo al que ponerle velas en este blog jajajaja).

Comentarios cerrados.