El escándalo Ted Kennedy – Chappaquiddick

Mira tú que yo no me pierdo ni jarto del whisky más barato los pre-estrenos de los martes y sin embargo, con la película de hoy como que preferí quedarme en el jardín disfrutando del buen tiempo y no me molesté en ir hasta el centro a verla porque no me terminaba de convencer el trailer y tuvo que esperar unas semanas hasta que me cuajó en una de mis visitas a la filmoteca en Amsterdam. Se trata de Chappaquiddick, aunque en los Países Bajos se estrenó como The Last Son y en España se estrenará en septiembre con el título de El escándalo Ted Kennedy.

Un julay ricachón y gilipollas la caga bien cagada

Resulta que los Kennedy estaban todos obsesionados con ser presidentes de los gringos o algo así y en esta película descubrimos que el único hijo que le quedaba al viejo después de que le mataran al que llegó a presidente y al que fue a la Segunda Guerra Mundial, en una juerga en una isla para ricachones, mató a una joven que colaboró en la campaña de su hermano y que iba con él en el coche cuando estaba borracho, cayeron al agua y el muy joputa no la sacó, la dejó allí para que se asfixiara y ahogara con gran desilusión y sin fantasía.

Regresamos al universo de las historias basadas o inspiradas en hechos reales. De entrada, con un tipo que es político putero ya la cosa pinta mal pero es qeu además en la película como que lo intentan convertir en una bellísima mala persona, que se va de la fiesta borracho en el coche con una tía guapa no para follar sino para mirar las estrellas y charlar y por culpa de eso se matan. Esto es lo que resulta más difícil de creer, ese intento de hacer como que allí no pasó nada, que la intención de la escapada no era el cogerse a la penca y darle a la zambomba. Una vez tenemos ese elefante en la habitación, el resto es politiqueo, tramas de encubrir información y lo único interesante es que muestra el poder que tuvo la familia Kennedy para manipular los medios de comunicación y crear esa imagen suya de clan que es casi una familia real. Igual resulta interesante para los gringos pero para mi es algo que ni sabía ni me interesaba conocer y terminó aburriéndome y haciendo que perdiera el interés. En un punto determinado de la historia me eché una micro-siesta pero no creo haberme perdido nada. En fin, que esto aspesta a telefilm, a película hecha para poner por la tele y seguramente brillará y encandilará cuando la programen un domingo o un sábado por la tarde en la parrilla de Telajinco.

Esto no es lo que van a ver al cine los miembros del Clan de los Orcos y hasta en el caso de los pedantes sub-intelectuales con GafaPasta, deberían poner un aviso en la pantalla advirtiendo que puede provocar somnolencia. Más que película, es un telefilm y además, uno mediocre.

Una respuesta a “El escándalo Ted Kennedy – Chappaquiddick”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.