El exorcista – The Exorcist

La noche de Halloween, que casualmente fue la del miércoles de esta semana, pusieron en el cine de nuevo una película que a mí me mola mazo y que la he conseguido ver en cine dos veces, siendo la primera en el dos mil y poco y esta semana. La razón es que es una película de los setenta que solo Genín y Virtuditas fueron a ver en los cines, yo llegué a ella ya grandote cuando por fin la pusieron por la tele pública o en algún videoclub, que ya ni me acuerdo. Se trata de The Exorcist y en España de siempre se ha titulado El exorcista.

Una julay mocosa trinca un virus truscolano que la desbarata toda y contratan a un cura para que le haga unos tocamientos

Empieza con una especie de cura en Irak haciendo de Indiana Jones en una escena que no viene mucho a cuento y después acabamos con una supuesta actriz famosa cuya hija empieza como a ponerse mala del moquillo o de algo parecido solo que va empeorando y cuando los médicos no saben como arreglarlo, la chama contacta con un cura y le pide que le haga a su hija un exorcismo y que se la toque toa, toa, toa y a partir de ahí tenemos que la niña es un petate, más mala que la Julia de uVe y los curas le echan unos rezados que no veas y la pringan toda con unas botellitas que llevan con ello y en las que no se sabe si almacenan lefa o alguna otra cosa.

Esto es un clásico pero el tiempo y la edición del Director, que es la que ponen ahora en los cines, le pasan factura. Ya no da miedo, nuestro gusto por el terror ha evolucionado muchísimo y ahora cuando ves esos efectos especiales con la niña desbaratada y meneando la cabeza como una loca, no te impresionas porque si te vas al llutuve a ver vídeos de guarretón, las pavas hacen cosas mucho peores. La película tiene además un principio muy lento, lentísimo, con todo el segmento de Irak que en lo que a mi respecta, no aporta absolutamente nada. En la versión del director tenemos la escena esa en la que la niña se escapa de la habitación y baja las escaleras como un cangrejo del revés pero es básicamente la de siempre. Lo mejor de la película es el exorcismo, que tras esperarlo tanto, se hace cortísimo y además, como que funciona demasiado rápido y el demonio se sale de la niña sin que lo apaleen demasiado. Es en ese momento cuando la película funciona mucho mejor. Decir que Ellen Burstyn sobreactúa un montón, se monta unas poses melodramáticas que dan risa, tiene unos prontos como de político y cada vez que le dan una mala noticia, como que intenta robarle el protagonismo a la misma. Por lo demás, esta es una película de terror que ahora es una película para divertirte y pasártelo bien, ha perdido el aura del miedo.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, dudo mucho que la puedas ver porque no está hecha pensando en ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, igual deberías darle una oportunidad para descubrir que se puede hacer cine de terror de calidad.

Una respuesta a “El exorcista – The Exorcist”

  1. No la vi en cine, la bajé, pero no recuerdo, creo que antes la vi en la tele.
    A mi me encantó, pero ese tipo de pelis, ya la segunda vez que la veo pierden su encanto, puedo ver muchas veces una película, de hecho lo hago, y las disfruto, pero las que al revelar el final se descubre el pastel, no las veo mas que una vez, esta no es el caso, o accidentalmente la puedo ver otra vez, pero solo si no me acuerdo que la he visto.
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.