El fin de la semana en Gran Canaria

Y como sucede casi siempre, todo lo bueno se acaba y mañana por la mañana volveré a los Países Bajos. Me iré con mi carga de sol, mi piel morena y mi anciano trolley lleno de comida canaria para sobrevivir al otoño. En esta ocasión la agenda ha estado más llena que en otras ocasiones y he encadenado citas con unos y otros y de alguna manera he logrado salpicar entre tanto evento siete películas de las que tres son españolas.

De nuevo, agradecer públicamente a todos los que acudieron a esas citas por su tiempo y su conversación. En diciembre habrá una nueva oportunidad para departir frente a un café o una cerveza.

Poco más que decir. Pronto soplarán vientos de cambio por esta bitácora, dejaremos atrás el precioso naranja y las imágenes turísticas y llegarán colores más propios, crecerán las setas y caerán las hojas.

No os olvidéis que estamos en los últimos días para donar ??