El hombre que mató a Don Quijote – The Man Who Killed Don Quixote

En verano, el pre-estreno sorpresa de los martes se convierte en una lotería de películas alternativas ya que los cines tienen las salas petadas de películas que se quedan durante semanas y que son esas comerciales que todo el mundo va a ver con los niños o con los amigos. Por eso, los martes, solo les queda la opción de pre-estrenar películas que más bien están pensadas para la filmoteca. En mi caso, yo veo esto como una bendición ya que me ahorra el ir a Amsterdam a verlas. Una de esas películas raras es The Man Who Killed Don Quixote, que en España se estrenó en junio con el título de El hombre que mató a Don Quijote.

Un julay pollaboba gringo está en España dirigiendo algo cuando se encuentra con un viejo que conoció una década antes y que se cree Don Quijote y acaba arrastrado por el viejo en una aventura desquiciada con ilusión y con fantasía pero sin chimpún

Comenzamos con un capullo gringo rodando una película sobre Don Quijote. El tipo tiene un mal día, se escapa del rodaje y acaba reencontrando al señor que interpretó el papel diez años antes en una película que hizo como estudiante y resulta que aquel chamo ahora se cree Don Quijote y lo identifica a él como Sancho Panza. Así, acaba envuelto en un montón de movidas y llega un momento en el que es incapaz de distinguir entre fantasía y realidad ya que todo a su alrededor está desbocado.

Esto es una historia sobre la fantasía y como todos fantaseamos, sobre ese otro mundo que existe en nuestros cabezones y como algunas personas llegan a creérselo y ningunean la realidad. La película tiene momentos épicos y momentos divertidos y de no ser por que es muy larga, sería un clásico. Si le meten la tijera y le quitan una media hora, sería épica y legendaria. No solo el protagonista no sabe si lo que está viendo es realidad o fantasía, los espectadores también acabamos perdidos en ese meollo. Jonathan Pryce está fabuloso, es sencillamente un genio y aquí lo demuestra una y otra vez. No sucede lo mismo con Adam Driver, que tiene escenas buenas y otras malas y en todas ellas, mira que es feo el joputa, no me extraña que en la Saga de las Falacias le pongan un casco para no verle la cara. La actriz portuguesa Joana Ribeiro no solo es preciosa, es adorable y la cámara no se cansa de ella nunca-jamás. Pese a la excesiva duración, es una buena película, sobre todo para aquellos que desde siempre han disfrutado con el cine de Terry Gilliam, que quizás ha dirigido con ésta su última película.

Obviamente, no es cine para los miembros del Clan de los Orcos, esto tiene diálogos y una historia compleja. Sí que puede gustar y fascinar a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Una respuesta a “El hombre que mató a Don Quijote – The Man Who Killed Don Quixote”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.