El laberinto del Fauno

El laberinto del FaunoMi reciente visita a Barcelona me permitió ver El laberinto del Fauno, una película que aún no ha llegado a los Países Bajos y que me moría de ganas de ver. Fue un golpe de suerte porque había ido al cine a ver otra y cuando estaba haciendo cola para comprar la entrada la vi en la cartelera. Si la hubiese visto antes habría estado en mi quiniela de los Oscar como favorita en todas las categorías que competía.

Esta es la historia de un julay franquista de mierda que se casa con una puta comunista más usada que el órgano del Vaticano y que viene con niña tonta del culo fantasiosa y ninfómana. La niña busca por el bosque nabos monstruosamente grandes que la hagan sentir folclórica de verdad y así conoce a un pederasta venido a menos que le promete el oro de los moros si le hace tres favores manuales. Al término del tercero estará más jodida que Carmen de Mairena en una tórrida tarde de verano y se tendrá que conformar con ser princesa de un reino de bujarrones y metrosexuales.

Si me llego a perder esta película en el cine no me lo habría perdonado en la vida. Esta es una obra maestra, una historia que recordaremos mucho tiempo. Las películas que tocan el tema de la Fantasía bordean siempre el desastre y todos sabemos de cierta trilogía que aburre hasta el suicidio. Si encima la película es española y tiene en la trama algo de la tan manida Guerra Civil es casi un milagro que llegue a funcionar. Esta no solo lo hace, es perfecta. Como las buenas comidas se va desplegando poco a poco para que podamos saborear cada momento, vamos conociendo a los personajes y sus motivaciones, entrando en la historia, descubriendo ese otro mundo mágico y sorprendiéndonos a cada instante. Esto va siempre a más, la historia madura, las aventuras se suceden, la crueldad se despliega alrededor de Ivana Baquero, la joven protagonista sobre la que descansa gran parte del peso de esta maravilla. El director Guillermo del Toro borda un cuento precioso y para ello se ha rodeado de un plantel de actores españoles de cuidado. Ariadna Gil hace de la madre de la niña, una mujer que hará lo que sea para asegurar el bienestar de su hija y Maribel Verdú juega un doble y peligroso papel, siempre con un corazón bondadoso que no le cabe en el pecho. Uno de los malos de este cuento es Sergi López en su papel de padrastro. Todos ellos están que se salen.

No hay mucho más que se pueda decir sin estropear la historia. Esta es una de esas películas que son obligatorias. Hay que verla. Es cine español, es cine de fantasía y es cine del MUY BUENO.
gallifantegallifantegallifantegallifantegallifante

Technorati Tags: ,