El nuevo camino a seguir

Comenzamos la semana con La traición de flickr, uno de los delitos más zafios cometidos por una empresa privada en contra de sus propios clientes y después de recuperarme del shock, abrí los ojos y comencé a buscar soluciones, que lo de Roma no paga a traidores es algo con lo que sí me puedo identificar y la opción de pagar un año extra para encontrar una solución está descartada. En la parte tecnológica del blog, ese que todos adoramos por ser el mejor blog sin premios en castellano, el motor básico del blog es WordPress y hay mil millones de extensiones para crear y administrar galerías, que es lo que los mortales llamamos álbumes. He probado las diez más populares y al final me he quedado con FooGallery, que parece tener lo que yo necesito. Como a partir de ahora las fotos las almacenaré en mi propio blog, quería modernizarlas un poco en la forma en la que se ven y para eso he instalado el Lightbox, el cual podéis ver en acción haciendo clic sobre cualquier foto. Entre las cosas positivas de este desastre, resulta que con la extensión de FooGallery podré preparar los álbums sin ni siquiera tocarme la punta de la polla, es que se hacen en nada de tiempo y se ven espectaculares. El Club de las 500, que se nutre de las estadísticas de flickr para aceptar nuevas imágenes quedará congelado en el tiempo, con más de seiscientas sesenta fotos. Es probable que tengamos alguna más antes de dejar de aceptar miembros. Todas las fotos que hemos visto y las que faltan por ver de Siargao ya están almacenadas en su nuevo hogar y espero ir añadiendo el resto poco a poco.

Haciendo pruebas durante la semana, ya he encontrado la forma de poner, en el Resumen semanal, las miniaturas con las nuevas fotos que hemos ido viendo durante la semana y las películas que he comentado. En una segunda fase retornará el resumen de la comida, aunque será algo distinto ya que hasta ahora se nutría de mil y pico fotos en uno de mis álbumes en flickr y a partir de ahora usaré la foto que elija para la anotación de la comida correspondiente, con lo que no habrá cambios en la foto. Si consigo ir hacia atrás en el tiempo y cambiar todas las imágenes de las más de doscientas películas que he visto este año, añadiendo las miniaturas en mi blog, veremos el resumen visual, casi como siempre.

Leyendo la letra pequeña de flickr, la cuenta gratuita puede contener mil fotos o vídeos y he comprobado que tengo unos seiscientos vídeos allí, con lo que me aseguraré de llegar al final de enero solo con ellos y se encontrarán con la sorpresa que he retirado todo mi contenido “ligero” y dejaré allí, en mi cuenta gratuita, el “pesado”.

En el entorno de las setenta y cinco mil fotos que eran privadas es en donde hay más sorpresas. Ayer conecté el disco duro en el que están a mi ordenador y subí a GooglEvil Fotos las de los años 2002 y 2003. Lo hizo en un par de horas. Tras esto, comencé a revisarlas y a encontrar joyas, como el primer viaje de mis padres a los Países Bajos y ahora, sin esfuerzo, puedo crear álbumes y compartirlos con mi madre y mi hermana, o aquellas viejas fotos del Turco que ni él recordaba con su madre. Prácticamente sin esfuerzo, si conozco la cuenta de GooglEvil de los afectados, comparto esas imágenes y todos están maravillados con esas joyas a las que han tenido acceso desde siempre pero que eran muy difíciles de encontrar en flickr. Iré subiendo el resto de los años poco a poco y seguro que nuevas sorpresas siguen apareciendo. Odiamos los cambios por las distorsiones que introducen en nuestras rutinas pero en este caso, voy a asegurarme de sacar el máximo partido posible del mismo, aparte de ahorrarme el dinero de la subscripción a flickr.

3 respuesta a “El nuevo camino a seguir”

  1. Claro, ahora entiendo el porque hasta ahora ponías tantas fotos, según tu confesión es porque con ellas te tocabas la polla, ya decía yo… 🙂
    Salud

  2. Si hubieras pasado por aquí hace dos días habrías visto el álbum de ejemplo que dejé para los culocochistas y que ya borré.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.