El padre y el hijo

El padre y el hijo

El padre y el hijo, originally uploaded by sulaco_rm.

Los dos edificios de la foto de hoy son conocidos como el Padre y el Hijo y están cerca de la estación central, en Brouwersgracht, entre los canales Singel y Herengracht y junto a un Koffieshop muy famoso. La foto está tomada desde un barco y aunque he escuchado la historia de los edificios en varias ocasiones ya no me acuerdo de la misma.

En Amsterdam observaréis que las casas son muy estrechas (los edificios antiguos). Esto es debido a que en la antigüedad se pagaban impuestos según el ancho de la vivienda y la gente, que es tan miserable aquí como en cualquier otro lugar del universo comenzó a construir casas muy estrechas y largas. Esas viviendas en muchas ocasiones tienen treinta metros o más de fondo y en la parte trasera suele haber un jardín. El record lo tiene una de las casas que se pueden ver en las visitas con barco y que tiene escasamente UN METRO de fachada. Las escaleras holandesas son siempre del tipo Que Dios te coja confesado, estrechas y con escalones muy altos y casi sin espacio para poner el pie. Con tres cervezas encima la única forma de subirlas es a cuatro patas y para bajar, rodando.

Otra curiosidad que sí podéis ver en la foto es la polea que tienen todos los edificios en la parte superior y que sirve para subir y bajar los muebles cuando la gente se muda y entrarlos por esas gloriosas ventanas. Con escaleras estrechas es la única forma y se sigue usando en la actualidad. Para evitar que los muebles golpeen la fachada cuando se suben o bajan las casas parecen estar ligeramente inclinadas hacia delante (o no tan ligeramente). Es un efecto que se busca a propósito.

Hay más información sobre Amsterdam en la anotación Guía para el turismo en Amsterdam y Holanda y también puedes ver el Álbum de fotos de Amsterdam

Technorati Tags: ,

3 opiniones en “El padre y el hijo”

  1. Jajaja me ha encantado lo de las escaleras holandesas. ¿Se nota que tengo experiencia en subirlas a cuatro patas? Aunque para bajarlas te diré que hay otra opción que es el estilo trineo. Te sientas en el segundo escalón de arriba, estiras tu cuerpo como si fueras un gato desperezándose (o lo máximo que te permita el alcohol sin hacerte nada encima) y dejas que la gravedad haga el resto.
    Un saludo.

    PD: No sabes la envidia que me das con todo lo que veo por aquí. ¡Hecho de menos Holanda, quiero volveeeer!

Comentarios cerrados.