El país de los puentes y los canales

Todos los días, al ir desde mi casa a la estación de tren paso por varios puentes y todos tienen en común que se pueden izar para que pasen los barcos y esto sucede con cierta frecuencia en el verano. El más espectacular de los que cruzo es el de la foto que podéis ver, un puente por el que cruzan todos los barcos que quieren entrar hacia el Oudegracht, el canal interior de la ciudad de Utrecht.

La vida parece tener otra velocidad en este país. Todo el mundo se relaja y se detiene a contemplar los puentes cuando comienzan a levantarse. Hay puentes incluso en las vías de tren y en el trayecto entre Hilversum y Amsterdam puede suceder y sucede que el tren se pare para esperar a que pase algún barco. Hay puentes en las autopistas, que detienen completamente el tráfico para que una familia cruce con su barco mientras los coches paran motores y esperan pacientemente. Los hay para bicicletas, para peatones y para cualquier medio de locomoción que pueda existir en este país. Bajo cada uno de esos puentes hay un canal, a veces enorme, otras grande, o mediano o pequeño, pero siempre un caudal de agua que se mueve de un lado a otro.

Los Países Bajos para mí es la tierra de los puentes y los canales, el sitio en el que ambos se casan y se juran amor eterno, se cortejan y juegan los unos con los otros mientras nosotros, las personas que vivimos en este maravilloso país, disfrutamos de esos momentos deliciosos en los que algún puente se levanta lentamente para dejar pasar un barco y pasados unos minutos vuelve a descender para que reanudemos nuestra marcha.

4 opiniones en “El país de los puentes y los canales”

  1. Pienso lo mismo que Teresa. Por cierto, al hilo de las expatriaciones, ¿nunca probaste irte de Erasmus mientras estudiabas?

  2. Iván, siempre tuve pereza y después que me enteré que en Holanda daban unas becas escandalosas para que la gente venga a estudiar a la universidad aquí lo lamenté profundamente. Varias universidades holandesas imparten las clases en inglés y buscan por todo el mundo estudiantes porque los autóctonos no quieren ir a la universidad.

    Teresa, yo disfruto todos y cada uno de mis segundos en este país.

    Genín, por supuesto que se paran los motores, tanto de coches como de autobuses. No se ve bien pero son unos carteles blancos rectangulares y unas señales de tráfico específicas. Quiero hacer una serie dedicada a las bicicletas en Holanda y alrededores y te aseguro que alucinaréis con los tipos de bicicleta que hay.

Comentarios cerrados.