El pallufo del Espectro de los cojones

Exención de irresponsabilidad. Querido chamísimo. Lo que vas a leer a continuación es un desatino al completo y en el que se desgrana y destroza la trama de la película del agente ese con licencia para fornicar cero-cero. Si no has visto esa bazofia y estás pensando en ir, te recomiendo, sugiero, aconsejo y hasta te animo a que no sigas leyendo o te jodes y vas al cine sabiéndolo tó, tó, tó.

Cuando estuve en Estambul, por descontado fui al cine con mi amigo el Turco y no nos quedó más remedio que ir a ver Spectre, película que ya había visto y con la que fui muy, pero que muy, generoso. Hoy pongo las íes bajo los puntos y desgrano la película de pé a pá.

Todo comienza en México con una especie de cabalgata del día de todos los muertos. El Jaime Enlace tiene una mascarilla de calavera tapándole la cara que expresa más emociones que su músculo de cara sin flexibilidad. sigue a un panoli por una cabalgata que se ve más falsa que truscoluña. Parece que lo tiene todo calculado porque al final el colega que sigue va a un edificio y casualmente, Jaime Enlace tiene alquilada la habitación de un hotel en las cercanías. Llega acompañado de una chama que está caliente como mula en celo y la deja en la cama berreando y él se va por la azotea hasta enfrente del otro edificio y con un par de tiros provoca una explosión que destruye media manzana de casas y en la que él sobrevive pero aún más increíble, el chamo que quería matar y que está a cuarenta centímetros de la explosión, sobrevive también y huye.

A todas estas, la chusma y la gentuza del populacho no se ha enterado que ha desaparecido media calle y sigue con la juerga al ladito mismo y sin que aparezca un picoleto ni de coña. En eso que al malo lo vienen a recoger en helicóptero y aterrizan enfrente de la catedral en donde hay millones y millones de personas celebrando un concierto con música mala. Jaime Enlace se cuelga del helicóptero tras matar a uno, logra tirar fuera al malo malísimo que suponemos que se espachurra, tiene un rifi rafe con el piloto que hace que las masas de gente corran y bailen según el plano y seguimos sin ver un puto policía. Al final mata al piloto, tiene un momento de angustia existencial y se pira. Patético.

Los títulos de crédito son con él sin camisa, asquerosos y amariconados. La canción es una puta mierda del copón y al que la compuso y cantó le deberían dar pasaporte de ida para ciertas aldeas que se bombardean en Siria y meterle un localizador en el bolsillo para que así puedan apuntar los misiles más fácilmente. Jaime Enlace se va a Londres y su jefe le echa una bronca y le presenta al nuevo jefe, que parece un joputa truscolán y que sin decirlo, te exige el tres por ciento y te dice que le estás robando. Jaime visita al acarajotado que hace las armas y le manga un coche, convence a la negra que yo juraría que se follaba en la peli anterior para que le haga un favor laboral y no carnal y se pira a Roma con el coche. Allí va al entierro del malo malísimo y resulta que todos los malos están presentes y la viuda, más caliente que una burra. Se acerca a la viuda y la ronda y lo siguiente que vemos es que la pelleja llega a su casa, se sirve una bebida y sale al jardín para que la maten los suyos porque ha muerto su marido. Jaime mata a los asesinos y ella está tan dolorida por la muerte de su marido y por el entierro que alli mismo la empala hasta que ella eructa por la presión del rabote en su campanilla, ya que se la jincó hasta los pelos de los güevos. Estamos hablando de Monica Bellucci con sus cincuenta y pico tacos. La deja con el cuento de que un amigo gringo la salvará y se va a un cónclave de los malos para elegir nuevo asesino. Entra como paquito por su casa, se pone a mirar y el aún más malo malísimo sabe que está allí dentro y después de que los vemos matar cruelmente a un español que se atrevió a decir que truscoluña no es nación, lo mentan y todos los malos son acarajotados y lo dejan escapar, ya que las armas que portan parece que no tienen puntería. Lo persigue el nuevo asesino en coche y en un pis pás pasan de un lado al otro de Roma destrozándolo todo y sin que un puto policía aparezca. Finalmente destruye el coche y lo tira al río Tíber y se va andando por la calle con dos cojones como calabazas.

Aparece en Austria a visitar a un alelao que al parecer va a morir pronto. Finalmente el tío le dice que si se chinga a su hija y la insemina él se muere tranquilo y se suicida pegándose un tiro de gofio con la pistola del Jaime Enlace. El colega se transmuta a Suiza, a un hotel en le punta de una montaña en done trabaja la julay que necesita candela de parasicóloga especializada en conexiones con Raticulín. Tienen un mal rollo y mientras él está en el bar, la tonta es raptada y lo lógico, él coge un avión y persigue a los que la raptaron en avión, con la que se las apaña para destruir tres coches blindados y matar a malos pero saliendo tanto él como la pelleja ilesos a accidentes brutales a alta velocidad. Por supuesto la policía suiza es aún más gandula que la italiana o la mexicana y no aparecen ni de coña. Con la pelleja se pira a Tánger, a un nido infestado de terroristas musulmanes de mierda y la tipa le dice que ella prefiere el deo y que no quiere chingar con él. Ella duerme mientras él se la casca mirando la web de la revista Pronto y mágicamente, en el medio del la madrugada, descubre un ratón en la habitación y deduce que en realidad hay una habitación oculta detrás de la pared y de una piña la rompe, por supuesto sin que el resto del hotel se entere. Encuentra unos secretos increíbles y se mete al día siguiente con la pelleja en un tren de ocho vagones. Está cenando con traje de gala y ella vestida como la-más-puta para una gala benéfica, aunque no sabemos de donde han sacado la ropa ya que se fueron con lo puesto y en el vagón restaurante, que está lleno, desaparece toda la gente, viene el malo asesino y se lían a hostias. Pasan al vagón despensa y al vagón cocina y allí no hay nadie y pese a los daños al tren, no parece que llegue nadie y acaban tirando al asesino fuera del vagón y en medio del desierto, el mismo aasesino que sobrevivió a un choque brutal en Suiza. Por supuesto en el tren nadie nota que tres de los ocho vagones están destruidos y él se va a su cuarto y se folla a la pelleja hasta que esta escupe lefa de la buena. El tren los deja a la mañana siguiente en una estación abandonada en el medio del desierto, un lugar en el que no parece que haya habido vida en la última década y un viejo coche de lujo aparece de la nada a recogerlos y se los lleva a un complejo en un cráter. Allí se encuentran con el malo malísimo y este le empieza a taladrar el cerebro y el cabezón a Jaime Enlace, que al no tener actividad neuronal no se entera y termina muriendo con una bomba que el Jaime llevaba en su reloj. Se escapa con la pelleja, a la que morrea de cuando en cuando y mata a todos los malos que se cruzan en su camino y que son elegidos por fallar miserablemente en los cursos de puntería. Además, cada vez que se le acaba la munición se encuentra una metralleta perfectamente cargada en el suelo. Explotan el complejo y se piran en helicóptero, como quien no quiere la cosa.

Aparecen en Londres, en donde el nuevo jefe capullo va a poner en marcha un sistema para controlar las comunicaciones de todo quisqui. Montan un plan para desbaratar esta idea y Jaime Enlace se pira al viejo edificio de los espías que destruyeron en la película anterior y que ahora resulta estar petado de explosivos porque lo van a volar pero se les olvidó poner un puto policía o al menos un securata vigilando y no me hubiese extrañado que los que roban el cobre en España estuvieran allí. Resulta que el malo malísimo no murió, está vivo, es su medio hermano y lo quiere matar de nuevo y le dice que puede huir o rescatar a la pelleja, a la que ha capturado y le da tres minutos. Jaime corre como loco por todo el edificio buscando ese chochito tan apetitoso y en paralelo, el resto de sus amigotes van a ver al nuevo jefe de los espías, este se enrabieta y acaba muriendo cuando cae a la calle en un estúpido y vergonzoso accidente laboral. Jaime llega a la planta alta, tiene diez segundos, rescata a la piba, le toca las domingas, le toca el potorro, verifica el buen estado de su campanilla con la lengua y después copia la película Divergente – Divergent y salta al vacío con la pelleja. Se marchan en barca cuando el edificio explota al completo, no hay un puto policía en las calles y con la barca, persigue al helicóptero del malo malísimo. Con una pistola de balines de feria, tumba el helicóptero. El piloto muere al estamparse contra un puente, de repente la policía ya tiene acordonada la zona antes de que el helicóptero se estampe, el malo malísimo sigue vivo pero renquea y Jaime Enlace llega en la barca, se acerca y no lo mata en una de las escenas más mariconas qeu se recuerdan en estas películas. Después vemos que el pollaboba que inventa cosas ha reparado una cutrada de coche antiquísimo y la peli acaba con Jaime Enlace y su pelleja marchándose en coche.

En fin, que fui muy generoso con el 4/10 que le di. Esto no vale más de un 2/10. Puro desvarío.

5 opiniones en “El pallufo del Espectro de los cojones”

  1. Joder sulaco, vaya tela. Me parece que no te ha gustado, no?. Je, je. Yo es que hace años que no veo ninguna peli de este espía, me parecen machistas y aunque me encantan las pelis violentas y de tiros, estas no me ponen nada. Por cierto, tienes puesto “lavoral y en otra frase, porque a muerto su marido”, el corrector haciendo de las suyas.

  2. Es que desde que Virtuditas se jubiló de la Bobosfera y se enganchó como perra en celo al CaraCuloLibro, ya no hay nadie que corrija esas burradas.

    Y cambiando de tema, ayer se produjo un suceso asombroso. Vi la película número DOSCIENTOS de este 2015 y ya de propina, la DOSCIENTOS UNA

  3. No me he jubilado de nada, cojones!!! Que me tienen martirizada en el curro!
    Por cierto, me ha encantado este post…. no tenía pensado verla, pero ahora me lo voy a imprimir y cuando la echen por la tele pienso ir partiéndome de risa en cada punto.
    Os echo de menos.

Comentarios cerrados.