El Partenón con la fachada principal cubierta de andamios

El Partenón con la fachada principal cubierta de andamios

Llegamos al Partenón, el templo de Atenea Partenos que casualmente le da nombre a la ciudad. Es un templo dórico como sabe cualquier inculto que mire esas columnas. Cuando pasé por allí las obras de restauración que comenzaron en mil novecientos OCHENTA Y TRES o sea, el otro día, malamente treinta y cuatro años, aún no habían acabado aunque parece que este verano quitarán por fin los andamios y mucho me temo que me entrará la angustia por volver para tener la foto. El edificio tiene casi setenta metros de largo, treinta de ancho y más de diez de alto y el milagro de ir a verlo horas antes de la hora Virtuditas es que no tenemos un solo julay en la foto.

2 opiniones en “El Partenón con la fachada principal cubierta de andamios”

Comentarios cerrados.