El piche

Siguiendo con el repaso de palabras que se usan y abusan en las Canarias, hoy llegamos al piche, palabra que existe en el diccionario de la RAE pero con significados equivocados. Todo el mundo en la Isleta (república independiente), en Gran Canaria y en las otras islas de archipiélago sabe con certeza absoluta lo que es. Hoy en día como estamos tan concienciados con el medioambiente y solo lo destruimos en lugares lejanos del tercer mundo, lo del piche es una cosa muy del pasado pero cuando yo era un parrulo, palabra que igual puede explicar Virtuditas desde la comodidad del interior de su coche, este concepto era de los más importantes en mi vida y la de mi familia y amigos.

Mi madre iba a la tienda de Lucianito o a la de Gregorito, compraba algo como excusa para ponerse al día de las noticias de la calle y el barrio, que aquello era como una versión dinámica del CaraCuloLibro y allí se distribuían todas las noticias y alguien comentaba que había piche en la playa de las Canteras. Más tarde, yo llegaba a mi casa del colegio, anunciaba mi intención de irme el resto de la tarde a la playa y mi madre me informaba que había piche. Eso en muchas ocasiones no me detenía y salía calle abajo con mis zapatillas calamares, que seguro que en otros lugares se mentan con otros nombres. Llegabas a la avenida de las Canteras, mirabas haica el agua y si había una línea negra en la línea esa que marca el mar al tocar la arena, realmente ese era un día de piche y dependiendo de lo negra que fuera la línea, igual te dabas la vuelta allí mismo y volvías a casa. El piche es lo que otros conocen como alquitrán y que hace unos años descubrimos que también era el chapapote. En la playa de las Alcaravaneras era algo cotidiano porque esa playa da directamente hacia el Puerto de las Palmas de Gran Canaria pero en las Canteras solo había piche cuando algún barco, casi siempre un petrolero o super-hiper-mega petrolero, aprovechaba la cercanía al puerto para limpiar los tanques de combustible y provocaban una marea de piche que las corrientes empujaban a la costa. Más de una vez que alguna goda escuchaba una conversación entre autóctonos y cuando oía la palabra piche se ponía las gafas con los cristales de culo botella para empezar a rastrear la playa buscando al macho que nombrábamos y que en base a su nombre, debía ser un legendario semental y alguna hasta seguro que corría a la orilla para estar en la zona cero y descubría que se le ponían los pies negros como pezuñas de truscolán, con aquellas pequeñas bolas de piche que una vez se te agarraban a la piel de la pata, costaba un güevo y parte del otro quitar la marca, a menos que tengas un trapo y un bote de aceite. También de cuando en cuando veíamos a dos o tres chamos, con una carretilla, recorriendo la calle y tapando agujeros en el asfalto con piche caliente, a veces echaban primero una pala de picón, palabra que en las Canarias también se usa para definir la arena volcánica y que según la isla en la que te encuentres, al hablar de picón, en Lanzarote entienden que es arena volcánica más fina que el rofe, en Tenerife es más gruesa que la zahorra y en la Palma directamente que es arena volcánica gruesa. En lo que todos coincidimos es que llenando el agujero con picón y cubriéndolo con piche, se tapa bastante bien y de manera muy rápida. Y bueno, si ya en la tienda de Gregorito le decían a mi madre que en las Canteras había un fleje de piche, entonces es que ni me molestaba en ponerme las cholas calamares y en lugar de eso, salía a la calle a echar unas partidas de fulbito con las chapas.

2 respuesta a “El piche”

  1. El «piche» ese, en San Sebastián, lo llamábamos «galipó» y era un verdadero coñazo sacártelo de encima, afortunadamente, el ayuntamiento enseguida ponía a unos tíos a rastrillar la playa si estábamos en temporada de verano, ya fuera de temporada, no hacían ni caso, claro…
    Salud

  2. Aquí también usamos «piche», el matiz viene en que el «chapapote» no es exactamente lo mismo, (igual que con la lluvia 😉 ) el chapapote es más líquido, y suele estar formando películas repugnantes por donde pasa o en el agua, y el piche es más sólido, son grumos asquerosos en la arena, como pegotes, y aquí pasaba lo mismo con lo de la limpieza de los tanques de combustible de los barcos, menos mal que algo evolucionamos y ahora la sanción es verdaderamente disuasoria.
    Y después de varios vertidos bestiales por diferentes catástrofes marítimas e incompetencias varias de gestión, el Prestige supuso el cambio de corredores de paso y la toma seria de medidas de acercamiento a la costa de grandes petroleros. Hasta que alguno vuelva a reventar……………

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.