El primer día con el abrigo

Ayer me puse el abrigo de invierno por primera vez. Es un paso trascendental porque supone asumir que el verano se ha acabado y que pasamos a la artillería pesada. Es de la marca Columbia y cuando uno se lee el manual de instrucciones con el que te lo venden alucina con la cantidad de tecnología que lleva en su fabricación. Hay bolsillos escondidos por todos lados, cada uno con un uso específico, trabas para las llaves, guantes, bolsas para el iPod o el teléfono y multitud de formas para ajustarlo perfectamente al cuerpo. Permite además que el sudor salga mientras conserva la temperatura del cuerpo, algo muy útil cuando vas a trabajar en bicicleta y del esfuerzo vas generando calor. Lo bueno de usar uno de esos abrigos es que debajo puedes ir con un polo de manga corta sin más problemas y al llegar a la oficina la calefacción central nos permite movernos de esa guisa aunque mis colegas tienden a usar jerseyes y similares ya que es Otoño y hace frío.

El domingo, paseando por el centro de Utrecht me di cuenta que ya hay un montón de gente usando bufandas. Ha sido un cambio sutil ya que no hace mucho esos mismos iban en manga corta. Ahora los ves bien tapados para evitar resfriarse. En mi casa la calefacción ya funciona varias horas al día y me parto y me troncho cada vez que voy por el centro y veo a los soplapollas adictos al tabaco que han de fumar fuera de los bares y restaurantes y se están pelando el culo de frío mientras tiran el dinero en una adicción estúpida y que no conduce a nada.

Esta es también la época de los retrasos en los trenes por culpa de las hojas que han caído en los raíles, de los atascos de tráfico apoteósicos y de los transportes públicos sometidos al límite de su capacidad. Por suerte los puntos negativos son muchos menos que los positivos y prefiero quedarme con la asombrosa gama de colores, las comidas cargadas de calorías que te llenan el estómago y te ponen al borde de la siesta y esas deliciosas cervezas Bok que ya podemos comprar y que sin lugar a dudas son el brebaje más delicioso que se haya podido crear en todo el universo.

14 opiniones en “El primer día con el abrigo”

  1. Aquí no hemos llegado aún a eso. Por las mañanas ves a la gente más abrigada, pero sin llegar aún a los abrigos. Excepto, claro está, las cuatro tontas del culo que se compraron la ropa de temporada a finales de agosto y van desde entonces luciendo sus ropas y botas de entretiempo (y sudando como cerdas).
    Yo tengo un chaquetón de esos y me agobia, como soy muy despistado nunca recuerdo donde leches he guardado las cosas y me paso una hora revisando bolsillos antes de encontrar lo que busco.

  2. En mi oficina abro la ventana para que entre aire y la gente alucina porque todo el mundo dice estar muerto de frío. Besitos.

  3. Yo me he comprado un abrigo de River Woods, lo hice a finales de Agosto y para no sudar como una guarra he esperado hasta el día de ayer para ponérmelo, una marca altamente recomendable. Y te doy la razón, Holanda está que se sale de bucólica estos días, aunque le falta una semanita más para la catarsis. El pasado fin de semana fui al bosque a fotografiar setas, encontré bastantes, incluso unas cuantas de color rojo, desperdigadas y que no eran Muscarias. También encontré coral forestal en un árbol. Creo que este jueves ya estará el bosque a punto de caramelo ya que la temperatura habrá permitido en un par de días la aparición de las setas. Ahora se pueden fotografiar los jardines de las calles y algunos árboles, edificios; todavía no están bien definidos los tonos de Otoño, no puedo esperar a que llegue el fin de semana para acabar el carrete de fotos, sí, el carrete. Sigo teniendo una EOS 300 que hace unas fotos preciosas, lástima del tedio que me da ir a revelarlas. Y nada más, disfruta del otoño y tu nuevo abrigo.

  4. Me has deslinkeado. Impaciente, estoy a punto de abrir el chiringuito, no pretendía cargarme mi adorado blog pero dejar a la gente esperando que les contesten los comentarios me parecía de mala educación.

    Llevo dos meses sin parar, viajando, dando Seminarios, perfeccionando el “Advanced” y desde ayer, en la Uni. Te debería odiar, por pagarme de esta manera mi contribución a una sociedad desarrollada.

  5. Yo llevo un pañuelo al cuello, bufanda todavía no. En la oficina me achicharro. Me he dado cuenta de que en casa ya tenemos que ponerle la capa de invierno al edredón. Hoy disfrutamos de un cielo azul precioso.

    Me he comprado un abrigo en Zara cuando estuve en España y todavía tengo dos de NY, la crisis no da para más.

    Ah, la bokbier. El próximo domingo festival de Bokbier en Zutphen por si a alguien le interesa conocer la Holanda profunda.

  6. Landahlauts, yo he llegado a meter diez kilos de cosas en el chaquetón para saltarme las limitaciones de los aeropuertos en equipaje de mano. Es el accesorio perfecto para estos casos. Es una lástima que no se pueda usar en agosto.

    psikke, no te he quitado el enlace. Ayer lo cambié a “privado” ya que cuando haces clic te lleva a una página de login.

    ale, si no tuviera a mi familia en Holanda iría al festival de cerveza pero me temo que paso. Los abrigos de Zara no abrigan, al menos no como los the “The North Face” o “Columbia”.

  7. En Madrid, al contrario de lo que puedan pensar y de los 20 grados diurnos, los que trabajamos en el turno de noche disfrutamos de unos refrescantes 7 grados C. Quiza por esto le prestamos mas atencion al calzado y este verano me he aprehendido de dos pares de botas que incluyen la palabra “Goretex” en sus materiales.Yo soy menos de marca y mas de mirar la composicion de la prenda en la etiqueta. Sigo sin entender a esas mujeres que llevan esas zapatillas planas del chino… sigh!

  8. M, después de dos abrigos del baratillo con los que pasaba más frío que un gato y que además pesaban una tonelada, decidí que merece la pena pagar por algo que forma parte de mi piel entre los meses de octubre y mayo y ya que yo voy siempre en camiseta debajo del abrigo y odio llevar múltiples capas, creo que es dinero bien invertido.

  9. Por supuesto que lo es! Tampoco me gusta sobreabrigarme. Solo indicaba que hay marcas blancas que tambien nos resguardan de las inclemencias del tiempo. Uno de esos lugares de baratillo era Camden Town en Londres. Y digo era porque se han cargado los “Stables”. Un lugar unico donde miles de personas han encontrado esa prenda de ropa que les protegio del frio londinense con estilo (vintage, retro, ropa militar,…estas modas nacieron en este mercado). En mi ultima visita he visto un mamotreto de hierro que va desde la Proud Gallery hasta el fondo y lo que eran los establos, ahora es una fashion discoteque (digo esto para los que lo conocian). El siguiente es el mercado de Fuencarral aqui en Madrid. Fecha de cierre: 11 de Enero…sigh!!

  10. Clima ideal el nuestro. Es cierto que en Galicia, llueve. Pero tambien se debería conocer por moverse en una temperatura que no baja de los 7-8 graditos (y ya la pongo bajita) y no sube de los 30, quien puede decir que vive en un paraíso así? Y con respecto a los abrigos, yo soy adicta al cuero en todas sus formas, forrado, sin forrar, largo, corto, chaqueta, de colores…. pero claro, con este clima mi armario no es muy representativo… si alguna vez me voy de vacaciones al norte, ya me equiparé.

  11. Virtuditas, cuando he estado en Galicia en Otoño lo que siempre me ha parecido es que pese a que la temperatura no es muy baja, la humedad es altísima y la sensación de frío que te cala hasta los huesos es constante. Yo no tengo nada de cuero. El día que vaya a visitar al Turco me compro una chupa de cuero pachanguera en su país por cuatro perras gordas.

  12. Se volvió a su país. Se casó con una presentadora de un canal de noticias turco, una tía muy guapa que tiene hasta club de fans en Internet. La tiene toda taladrada a base de polvos. Me odia porque no fui a su boda. Este verano ya hubo una anotación sobre el por qué no voy a bodas que posiblemente no hayas leído. Intercambiamos correos una vez cada tres meses.

Comentarios cerrados.