El regalo y la monotonía

A lo largo de la interminable vida de este blog hemos visto en varias ocasiones los detalles crueles que tiene la empresa en la que me prostituyo con sus empleados en las Navidades. Este año todos dábamos por sentado que no habría nada y cuando nos confirmaron que recibiríamos algo, flipamos en colores. La multinacional se está yendo a hacer puñetas, estamos en caída libre y sin visos de que la dirección vaya a cambiar y la palabra que sabemos que dirán muy pronto empieza por re y acaba con organización, aunque los de marketing seguro que encuentran una fabulosa y en realidad se dirá que es una emancipación del personal o algo así. El año pasado, cuando nos dieron el regalo, que fue terrible, pero terrible, terrible, terrible y mucho peor, fuimos a la supuesta fiesta, escuchamos el discurso de cinco minutos y según la de recursos inhumanos se puso a la tarea, de allí salimos por patas todos. No sé si hice una foto del contenido pero la temática era hacer pasta italiana y en la caja teníamos un bote de salsa de tomate, un paquete de pasta, palitos de bizcocho y todo aquello que necesitas para hacer esa comida, incluyendo sopa de tomate de lata, una lata de refresco de cola y una botella de vino que no es peleón sino mortal de necesidad. La señora que limpia mi casa se lo quedó casi todo porque yo no como esos productos, o al menos, no en esa calidad inferior. Este año y a través de mi red de contactos sabía que el presupuesto era de un cuarenta por ciento inferior, con lo que nos temíamos que se fueran a alguna organización benéfica a pillar el relleno de la caja.

Caja de Navidad

La hora de inicio del evento la retrasaron hasta las cuatro y parece que aprenden de errores pasados porque en el discurso nos informaron que las cajas se repartirían a las cinco, con lo que tuvimos que estar UNA hora, rodeados de chacales, hienas, ratas y truscolanes, esperando para recoger nuestra caja de beneficiencia. En la foto la podéis ver y el cartón no deja ver los productos. No hay tema, son cosas sueltas, de esto o de aquello, de marcas desconocidas. Hay, por ejemplo, una botella de vino, cuya denominación de origen es VINO DE ESPAÑA. Un colega me comentaba hoy que debía ser bueno por ser de España y creo que le jodí el día cuando le expliqué que por toda España hay denominaciones de origen y cuando lo único que pueden poner en la botella es el país, eso seguramente sirve para limpiar el retrete. Como mi vida es una locura, no he hecho fotos al sacar el contenido ya que ayer y hoy son días complicados. Hace dos días explicaba en El cambio que tenemos una planificación ferroviaria completamente nueva desde el once de diciembre. Esa misma tarde, al parecer, el mayor sindicato de maquinistas y revisores informaba a la compañía ferroviaria que harían huelga el viernes hasta las once de la mañana en protesta por este cambio. NO piden más dinero, NO quieren trabajar menos o que contraten MÁS gente, lo que no les gusta es que dicen que su trabajo es MONÓTONO, que ahora hacen trayectos y se aburren. Ha sido el escándalo del milenio. La compañía ferroviaria los denunció y un juez ha prohibido la huelga. Los trabajadores tienen derechos pero una huelga porque pretendes que la compañía planifique tu trabajo sin repetir tu paso por una estación en el mismo día es excesivo y si no te gusta, búscate otro. En la tele, en la radio, en la prensa, en los corrillos de café, todo el mundo hablaba como nuestra jornada laboral es de ocho horas con más de lo mismo y ninguno nos quejamos, mientras nos ingresen la nómina, nos jodemos. ¡Manda güevos!

Esta es seguramente la última anotación escrita en el mismo día antes de enero, a partir de hoy, se activa el piloto automático y espero que os guste el cine porque vamos a tener un empacho épico.

4 opiniones en “El regalo y la monotonía”

  1. Non unos incomprendidos, los de la huelga por aburrimiento, está claro que lo que quieren es echar un polvo de vez en cuando entre estación y estación para que no resulte monótono, es que no les entienden a los pobres…jajaja
    Me parece que vas a estar sin mucama, menuda cagalera va a pillar con esa porquería de productos…jajajaja
    Salud

  2. ¡FELICES FIESTAS!
    A todos y todas las que vienen por aquí, hay tregua, así que para los truscolanes también…jajaja
    Besos y salud

  3. Felices fiestas Genín y compañía!! Biquiños para todos! (sí, sulaco, no te celes, para tí también)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *