El tiempo está loco, loco, loco

Menudo verano que estamos teniendo en Holanda. Si el año pasado fue el más caluroso de los últimos 50 años, con una ola de calor que se prolongó durante más de tres semanas, este año han dado la vuelta a la tortilla y tenemos el peor verano que se recuerda, o mejor aún, estamos en Otoño. Hemos pasado de la primavera al otoño sin parar en el verano, salvo que la cosa se arregle en las próximas semanas y podamos disfrutar más que sea de un pequeño veranillo. La cosa está tan mal que he notado estupefacto como la calefacción de mi casa ha arrancado algunas noches, lo que viene a decir que en la calle hay temperaturas de alrededor de once grados y la casa se ha enfriado por debajo de los catorce.

Tanto o más que el frío me molesta la lluvia. Llevamos semanas sometidos a una estúpida y continua lluvia que no cesa. Agua, agua y nada más que agua. Acompañada de vientos fuertes. Un verano para olvidar. Yo que me compré mi bicicleta nueva para pegarme estos meses haciendo 30 kilómetros diarios y la tengo en el zaguán durmiendo el sueño de los justos.

No sé donde vamos a llegar. Ya no tenemos inviernos ni veranos. Ahora o estamos en primavera o en otoño, que son aquí estaciones de lluvia. Lo bello del norte de Europa eran los veranos cálidos y secos y los inviernos fríos y no tenemos ninguno de los dos. Como la cosa siga así tendré que emigrar de nuevo.

Ayer mientras paseaba a la hora del almuerzo nos encontramos conque los parques están llenos de setas. Las setas suelen salir a finales de septiembre, cuando comienza el otoño. El mensaje es claro. La naturaleza piensa que el verano ha terminado y ha dado la señal de salida al otoño.

He aprovechado para subir un nuevo álbum de fotos.Setas en el bosque de Gooilust El lugar se llama Gooilust y es una pequeña reserva natural que se encuentra cerca de Hilversum y por suerte, ignorada por los turistas que visitan el país. Es uno de esos lugares de los que solo oyes hablar a través de amigos holandeses. Las tomé el año pasado en Octubre. Disfrutad de las fotos.

Y ya puestos, miráos las siguientes historias que he recuperado del antiguo blog: Las minifaldas no son para las bicicletas y Mobieltje Telefoon Uit.